You are currently browsing the monthly archive for octubre 2007.

Yo quería leer a Vila- Matas. No lo conozco, y la Barbie lo lee mucho. Partí entonces a la biblioteca de la ciudad que nunca deja de asombrarme por la cantidad y variedad de libros que tiene, y eso que somos una ciudad pequeñita con una universidad, que es dónde realmente hay libros. Pero de ese no había. Elevé solicitud de compra y seguí mirando.

Hace unos días pasé por lo de Bater y por esa foto recordé el poema “el llanto de la excavadora” que hace muchos años atrás me recitó una compañera de universidad- en medio de una fábrica de autos donde las dos pasamos el verano ganando lo necesario para financiar los estudios, que un par de años más tarde harían de nosotras dos dueñas de casa con hijos y estudios superiores- y decidí pedir el libro en el que se encuentra este poema: “le cenere de Gramsci” (las cenizas de Gramsci) de Pasolini, para leerlo de nuevo… pero solo estaba en alemán.

Me pasa que si leo una obra que me gusta mucho, primero en alemán, para mi se queda para siempre en ese idioma. Si lo leo primero en castellano: idem de idem. Así las cosas “Hamlet” es en castellano y “lessico famigliare” de la Ginzburg es en italiano… entonces decidí que NO, que no quería leer a Pasolini en alemán, yo quiero que se quede en italiano, aunque me cuesten las sutilezas.

Pero ya que estaba allí y sin la lista de libros que una vez obtuve de ustedes, y hace tiempo que no leo en mi idioma, y para acompañar el libro que estoy leyendo- gracias a que Gin dijo que le gustaba lo de los cruzados, y que me está costando un huevo leerlo porque de de veras que es un libro de historia, que encontré al lado de la hamaca de un amigo de una amiga en estas vacaciones, y que es más seco que el desierto de Atacama, pero sigo leyendo porque quiero saber de que va este asunto de los templarios, y de como terminaron- me puse a buscar en los libros en castellano y zácatelas! que encontré a Javier Marías al que tampoco nunca he leído, así es que me lo llevé pa’casa junto con uno de Vázquez- Montalbán, por si no me gustaba el de Marías. Así me aseguraba el placer por lo menos. Y con todo tan seguro, decidí arriesgarme y me llevé un libro de un escritor italiano, Sandro Veronesi, que de partida me advierte que es Best seller, o sea empezamos mal, pero no todo puede ser seguridad en esta vida. Ya saben que soy relamida en esto.

Al ir caminando ya hacia meter los libros en mi cuenta e irme, pasé por delante de la obra poética de Brecht y me puse a leer a Brecht… y me pregunté cómo es posible que alguna gente pretenda poner de moda el recordarlo como un escritor cuadrado y aburrido! cómo es posible que tanta inteligencia y talento se encuentren con tanto prejuicio para con su obra en algunos sectores. Relamidos nomás! Ganas de ser originales. En fin, que igual es un autor emblemático para Alemania y además sus obras teatrales siempre están en alguna cartelera, así es que tampoco es tan trágico el asunto. Pero me dan miedo las modas que viene a negarle lo evidente a gente tan buena como Brecht, gente que renovó el teatro, la escritura y a la que siguieron muchos otros hasta hoy. Me da miedo por los que no lo conocen y se la puedan creer.

Hoy que está- con justicia- de moda en mi país, dn. Nicanor Parra, no se puede desconocer a Brecht! Perdonen es que acabamos de pasar su centenario y una anda sensible. Supongo que ya será lo mismo con dn. Nica, hoy piden el Nóbel para él y mañana dirán que no era para tanto. Según lo que de más rango y aire de original e intelectual.

Cuando conseguí separarme de Brecht tomé uno de Cesar Vallejos!!! y fui a caer derechito al poema ese de “moriré en Paris…” resulta que es el único que conozco de Vallejos y voy a dar con él a la primera! Me pregunté si no tendrá razón Duda y yo debía llevarme el libro a casa, porque era una señal de que debía leerlo. Pero ya habrían sido cuatro libros y además me acordé que lo que se le cae a Duda en la cabeza es Ecco. Por lo tanto, no hay que buscarle significado a todo.

Pero si me llevo algo más, creo que debía ser el video de “Hamlet” con Laurence Oliver, que hace rato me llama a incarle el diente.

Ahí creo que me empecé a sentir mal, como que la cabeza me empezó a dar vueltas.

Además, me enteré que en octubre es la semana de la literatura infantil y que vendrán distintos autores a leer sus obras, y algunos actores a leer las de otros. Tengo que anotarlo para llevar al Adri, y tener un alibi para estar también yo presente.

Quedé absolutamente a-g-o-t-a-d-a de mi paso por la biblioteca. Hasta ganas de vomitar me dio, y todavía me queda ver si encuentro algo de Vila- Matas en la biblioteca de la Universidad. Pero será cuando me reponga y ya me sienta mejor y con más fuerzas.

ps Y si a uds. la cabeza todavía no les duele, no se preocupen en un rato más pongo otro par de links más, que seguro son muuuuuy interesantes.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.