You are currently browsing the monthly archive for octubre 2009.

Yo y mi cabeza.

Yo en estos días solo estoy conmigo.

Bueno, a veces cocino y hago como que limpio para los otros dos que están en casa.

Me paso los días disfrutando del placer de mi compañía y me canso si me vienen con temas que no me interesan.

Yo me siento en la sala de la biblioteca y leo. Escribo sin saber para donde ni para qué,  pero confiada en que en  unos meses eso que tenga me va a servir para “aumentar mi calificación” como me dijo mi (ex-) gurú.

Si no estoy en eso, lo que  necesito es pasión en lo que los otros me cuenten y hacen para tener ganas de escucharlos. Digo, necesito que me cuenten de las cosas que hacen y que quieren hacer, pero con ganas, dandole importancia, creyéndosela.

Me gusta escuchar planes, análisis, que me cuenten como ven las cosas que crean o que otros crean, ya en esto soy menos crítica.

No me importa lo que la señora P le dijo a Q, a no ser que sea sobre la señora X que acaba de inagurar una exposición de pintura en su propia casa. Por ejemplo.

Se imaginan? Ella la doctora en arte se aburrió de buscar trabajo que coordinar con los dos niños y el marido trabajadorazo, fue y le dijo asu profe de dibujo, dale ponemos tus cuadros en mi casa y hacemos unas cuantas invitaciones. Si vendes bien, sino, lo pasamos fantástico y a seguir vivos.

No sé si me explico, pero creo que me agarró la crisis de la mediana edad, quiero planes, quiero que la gente se mueva que crea que no se acabaron sus existencias con el trabajito y la casa.

Y yo? Ya dije poh!

Si no es que quiera hacer carrera, simplemente lo estoy pasando regio pensando. Y no me gusta que me interrumpan. La vida no para, siempre pasa algo.

Y si no me sirve pa na?

No importa OH! que diría el Redo, yo ya lo pasé bien.

La vida no para y es misteriosa, ya pasará otra cosa.

Como me dijo mi amiga X: “y le dije a mi hijo mayor: no vivas a media llama…”

Ya se me pasará.

Siempre me ha asombrado que se asuma la palabra escrita como una espcie de templo de la hablada.

Se le prenden velas y se da una especie de guerra santa por la ortografía.

Me parece raro porque, por una parte, la palabra hablada estuvo primero y la escrita nace con la necesidad de representarla.

Si bien a nivel espiritual no da lo mismo leer a la Corín Tellado, pónganle, que a Selma Lagerlöf, el cerebro desarrolla las partes necesaria para solucionar el problema de la lectura, así en  general, con cualquiera de los dos textos.

Hablar es “congénito” decir cosas “interesantes”, ya es otro proceso.

Leer se aprende, no nos “nace”. Pero eso no quiere decir que el solo hecho de poder hacerlo nos “eleve”, aunque nos aumente las neuronas. Sin importar si somos hombres o mujeres… no, no es privilegio femenino.

Otra de las cosas descubiertas en estos años en cuanto a la relación entre lectura y escritura es el hecho de que el cerebro “lee” formas, bloques. El cerebro aprende y luego ya se pueden poner las letras en el orden que quieras, el cerebro predice lo que va allí designado.

Es decir, aunque a algunos les duelas las muelas con la gente que tubo problemas en la vida, no es una razón para no entenderles o acusarlas de no preocuparse del idioma. No les preocupa la ortografía, pero esta no es el “idioma”.

Esto puede tener consecuencias, por ejemplo, para la enseñanza y aprendizaje de un idioma extranjero. Pero solo si aprendemos a poner el énfasis en los lugares que corresponden.

Las fijaciones tempranas en la gramática o la ortografía puedenn terminar siendo un problema.

En realidad sería hasta divertido esperar el momento en que algún escritor nos de la sorpresa de una obra profundísima con una ortografía de mierda.

Supongo que esto ya es imposible, ahora cualquiera tiene un corrector de prueba.

Solo que algunos no lo usamos.

Tdos etso lo dgio poqrue apacreió este ariutclo  en el País qeu me praerce fantástico.

No es fácil encontrar artículos de divulgación científica tan claros y entretenidos. Se los reconmiedo.

Todos tenemos nuestros problemas, y a veces una tiene real gana de solucionarlos.

Es bueno tener un hermano que la ayuda a una.

Esto fue lo que me recomendó mirar mi hermano, el dice que está en eso.

Los alemanes entienden de samba brasileña, también de merengues o de salsas, pero si nos llegamos a juntar un par del sur del sur, no entienden esa melancolía rara que nos baja con la guitarra en las manos.

Por eso siempre me asombró ver como en esta ciudad la Sosa llenaba las salas de la Universidad, vino un montón de veces, ella y su voz. Y a los alemanes les gustaba mucho.

La Sosa también venía a los mítines del 1 de mayo, a las elecciones, no crean que cuando pasaba por acá cambiaba. Después cantó con los charchaleros y hasta con Shakira… qué vida, más vida.

Casi no se movía allí arriba del escenario.

Ahora pongo un cd y vuelvo a cantar de memoria todas las canciones, suerte de los argentinos que les pasó el tenerla.

Es así el asunto, nos morimos.

PD: para que vean, hoy fue primera plana de mi diario.

Die Taz

(OK mi diario es especial… pero ni tanto.)

Romperá la tarde mi voz
hasta el eco de ayer
voy quedándome sólo al final
muerto de sed, harto de andar
pero sigo creciendo en el sol, vivo

era el tiempo viejo la flor
la madera frutal
luego el hacha se puso a golpear
verse caer, sólo rodar
pero el árbol reverdecerá, nuevo

Al quemarse en el cielo la luz del día, me voy
con el cuero asombrado me iré
ronco al gritar que volveré
repartida en el aire al gritar, siempre

Mi razón no pide piedad
se dispone a partir
no me asusta la muerte ritual
sólo dormir, verme borrar
una historia me recordará, vivo

veo el campo, el fruto, la miel
y estas ganas de amar
no me puede el olvido vencer
hoy como ayer, siempre llegar
en el hijo se puede volver, nuevo

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.