You are currently browsing the category archive for the ‘opinión por la espalda y en descampado’ category.

Reconozco que yo desde antes de leerlo ya estaba en contra. No me pregunten por qué… algo no me cuadraba con este caballero.
Acabo de ir al baño y allí hay libros que he recogido en la calle, porque acá en este barrio hay varios vecinos que dejan libros en cajas para quien los quiera tomar y yo los recojo, algunos claro, y los pongo en el baño.
Digo, que acabo de ir al baño y allí estaba esperándome Milan Kundera y la escena en que Lena llega a Praga y se acuesta con Tomas. Llega convencida de que es el hombre de su vida y según Kundera grita como loca y hace una descripción exácta del significado de ese grito, que yo espero que el personaje, Tomas, haya leído porque si no… no habría historia porque el tipo habría salido arrancando a perderse… mira que una mina que se manda un grito en el “acto” o está loca … bueno, o ¡es la Binoche!!! juajajaa

Todo me recuerda la escena aquella en “Por quién doblan las campanas”, cuando después de leerme, “París era una fiesta”, “Las cumbres del Kilimanyaro” -o así, ¡fué hace tantos milenios!- y otras cosas de Hemingway que mi papá tenía entre sus libros, decidí que no soportaba la manera de escribir sobre los sentimientos de las mujeres y la sexualidad de este caballero. O sea que premio Nobel y a mi me parecía un superficial.
Yo tenía, a lo mejor 12 y ya sabía que por ahí no andaba la cosa y este señor no. Mmmh… también que en la sexualidad vale más que en muchas otras cosas lo de en gustos no hay nada escrito. Pero yo no le creo la escena y ya. Y eso molesta. No creerle al autor la escena es fregado, no se puede seguir leyendo relajada.

Kundera escribe como Hemingway.
Si no me creen vayan y léanse la escena cuando María se acuesta debajo de un árbol con el partisano gringo, que ya no me acuerdo como se llama, y se le remueve el piso y el cielo… juajajajaaaaaaaaaaaaa… de solo volverlo a pensar me da el ataque de risa. Y eso que el ambiente es la guerra civil española y no es de risa.

Otro que habla así de sexualidad -de mujeres- es Coelho!! Si no me creen léanse esa novela que se llama 10 segundos, o 20 segundos o algo así, que es lo que se demora él y dice que es promedio, en aquello.

No si, esta pasada por el baño me hizo estupendamente, mira las reflexiones que me inspiró. Las siete de la mañana y ya empecé alegando.

De pronto me pregunto si hay mujeres que escriban sobre la sexualidad masculina con la convicción que estos tres caballeros lo hacen. Creo que me gustaría leerlas.
No recuerdo escenas sexuales-amorosas de la Lessing o de la Atkins, por ponerle algunas que tengo aquí a mano. No me nombren a la Belli que casi morí de vergüenza cuando leí su biografía y aguanté que cada segunda página asegurara su condición racial de blanca y su muy acomodado origen social… ¿podrá esta chica escribir de sexo desde otra prespectiva que no sea la obvia? A parte que si ella es blanca yo soy escandinava, pero eso ya es otro tema y que cada cuál crea lo que quiera, no más que no me lo repita mucho que me duermo.

Y seguí pensando, que tengo claro las escenas de amor y sexo que me dan vergüenza ajena, pero ¿y las que encuentro lindas?
Porque me vienen a la mente muchas, que están muy bien escrita, pero no es “bello” el momento que describen. Por ejemplo, pienso en el momento absolutamete magistral y perverso descrito por Vargas Llosa cuando la madrastra es seducida por su hijastro. Horror, y pieza maestra de la literatura.

También reconozco que para entender a Anna Karenina tuvieron que pasar años y yo sentir la fuerza tremenda de la sociedad cuando te presiona en el molde que te tiene preparado, la tristeza de no poder hacer que te vean sin prejuicio, para que yo pudiera entender que todo sucede en “Ana Karenina” en un marco histórico y social, y que no es que la tipa sea estúpida, y Tolstói no tenga idea de mujeres.*
Una chica de 15, como era yo al momento de su lectura, no entiende aún que no todas las puertas están abiertas para ella, ni que el mundo esá allí para ser cambiado a nuestra personal y santa voluntad.
Y ¿Qué tendrá que pasar para que yo encuentre a Kundera maravilloso? ¡O por lo menos a Hemingway!

Como decidí ser positiva en esta vida, me voy a pensar cuáles son las escenas de amor y sexo que me han dicho algo, que yo considero, están bien escritas que me hayan emocionado. A ver, tengo curiosidad.
Me voy a pensar.

*Ojo que este año salieron las cartas entre Tolstói y su mujer y parece que tampoco es que supiera mucho.

La cesantía juvenil es crónica en España, la cesantía actual es un espanto. ¿Qué producen? Servicios. 60 % del PBI lo forman turismo y construcción. El problema de la formación profesional también es crónico. La crisis tendrá raíces coyunturales, los problemas son de antes. Imaginarse un futuro es obligación de la política. Ahí tienen a los ciudadanos.

¿Queríamos que despertaran?: ahí tienen. ¿Queríamos que no fuera un incendio, cómo en Grecia? ahí tienen, ni los chicos en La Puerta del Sol en Madrid, ni los viejos que lentamente se les unen, son “violentos”.
Ahora, ¿a quién votar? El PP ofrece lo de siempre: acortar las prestaciones sociales. No lo hace ni la Merkel, es decir, la derecha alemana, que las amplió incluso por la crisis a la subvención de los puestos de trabajo, y estos vienen con más de lo mismo.
Y ¿el PSOE? esos las acortan desde ya, austeridad, les exigen desde el centro. Y no es que ellos hayan estado atiborrados por alternativas. Sin trabajo no hay impuestos, sin impuestos no hay dinero en el estado y este no tiene que repartir. Fácil.

Un país aguanta mucho, si cree que lo que viene es el futuro mejor. Hay ejemplos. Pero ahora ya saben que papel juegan en la UE y con que ayudas, pero también con que directrices tienen que vivir.
¿Qué es lo que la UE espera desarrollar en esas economías? La relación de interdependencia está dada y no se va a romper tan fácilmente, aunque se esté a punto de suspender los tratados que abrieron las fronteras -Schengen- por ejemplo, porque algunos países dicen no querer la posible carga de los inmigrantes que entran por Lampedusa.

Se le presta dinero a Grecia y a otros miembros de la unión como España esperando, no que lo devuelvan algún día, si no que compren a los que están produciendo y se mantenga el sistema. Eso tb es una manera de subvención. Subvencionar no es el problema, nunca lo ha sido.

La pregunta es: ¿para dónde vamos en Europa? Se empieza a hablar de las deudas impagables de las economiías PIGS: Portugal, Irlanda, Grecia y España, pero todavía no se habla de una reforma de las estructuras de producción que afectaría a toda Europa y que replantearían democráticamente QUÈ quieren SER estos países. No se habla de futuro.
Y eso es lo que la gente en la calle les está pidiendo, no quieren seguir eternamente esperando puestos de trabajo que les permitan irse de la casa paterna por fin y formar una familia propia, por ejemplo, no quieren tampoco que cualificarse o no, dé lo mismo, y menos quieren la precaridad laboral de los contratos temporales, porque tener planes va de la mano con saber que los puedes financiar y no con créditos coyunturalmente buenos, si no con estabilidad del sistema.

Lo más increíble para mi es que saltarán desde aquellos que hacen un discurso progresista y actúan conservadoramente en economía -que las reformas al matrimonio por ejemplo, no pueden ser llamadas conservadoras- el PSOE, a otros que siguen con el discurso añejo de la “libertad” y piensan en la reducción de todo menos la de sus sueldos y ganancias, el PP. Eso dicen las encuestas hasta ahora.
Y ¿qué dice IU? ¿Existen? ¿Por qué no le importa a nadie que existan? Parece que un sistema de partidos reducido no es tan moderno e ideal como se pensaba. ¿Y los nacionalistas? ¿Es el momento de las autonomías?

Otros problemas hay, pero se podría empezar por ahí, digo yo.
Disculpen los amigos españoles, pero llevo 3 semestres hablándo por ahí de Europa y los españoles, y lo siento, pero esta debacle se veía venir. Si no fuera porque afecta a tanto ser humano, primaría en mi la curiosidad por saber qué va a pasar y me sentaría a mirar desde mi cómodo sillón alemán.

Mi marido que es de la generación de los europeos de Chernobil me dice que con la contaminación actual reconocida oficialmente en Tokio-1000 veces por sobre el límite de radioctividad permitida- lo que salva son los vientos.
Y a mi esto me recuerda Libia.

Si, porque en esa época, la del accidente de Chernobil, EEUU y la Unión Europea hicieron un escándalo mayúsculo mientras la Unión soviética se callaba.

El accidente de Chernobil fue conocido en “occidente” cuando los Suecos midieron altos niveles de radioactividad en su país y sacaron las conclusiones correspondientes.
Esa desconfianza en la información imperialista -si, le llamo así y no me arrugo- a veces nos hace, como tercer mundistas, más daño que beneficio. Y de paso, dañamos a otros y a nuestras propias metas.

Así como se puede hablar de que una política antinuclear consecuente NUNCA fue interés de los gobiernos estadounidenses, ni de cara a su pueblo, ni de cara a los ajenos, también se puede hablar de como sacaron “provecho” político del accidente. Por su parte, los soviéticos, hubieran preferido no hablar de eso, impidiendo así la prevención de daños en el resto del mundo y en su propio país.

Además, la polítca de apoyo que LE DIMOS, los tercermundistas ANTI-Imperialistas, con nuestros: “todo es mentira del imperialismo norteamericano”, “que se callen, porque ellos son los primeros en utilizar la energía nuclear de forma irresponsable”, o “lo que quieren es debilitar a un país que no es de su órbita”, impidieron y obstaculizaron una serie de posibles medidas políticas a posteriori, como el pedir el fin de la construcción de centrales nucleares en el mundo y en especial parar el uso de esta en países con inestabilidad política, Irán y Libia, por ejemplo – aquí además, los tercermundistas argüíamos que se nos mantenía alejados de forma poco democrática del avance científico- y así nos uníamos a la más rancia derecha europea y ayudábamos a torpedear el cambio a otro tipo de energía en países como Alemania, que pueden permitírselo YA. Cosa que nos beneficia a todos.
Ya sé que ese argumento fue usado para invadir Irak. No quita que si me preguntan si quiero que los alemanes les vendan armas nucleares al Irak de aquellas épocas o al actual, Iran o Libia, YO esté en desacuerdo, como toda la izquierda alemana.
Ni pizca de “solidaridad internacional”.

La derecha en el gobierno alemán actual está tratando de evitar el cumplimiento del acuerdo firmado por el pasado gobierno socialdemócrata-verde de cierre de las centrales nucleares productoras de energía eléctrica, a ver que dicen los de la derecha sobre la mentada “limpieza” de este tipo de energía ahora que tenemos la bomba de tiempo en Tokio. Nosotros, los de izquierda, cuando nos tocó hace 25 años atrás y frente a Chernobyl, ya aullamos: todas exageraciones imperialistas. (Me incluyo)

Por eso, no llamo a creerle al imperialismo norteamericano con su costumbre de manipular las noticias, si no que llamo a no aliarnos en esta vuelta con dictadores, dictadorcillos y tiranuelos a los que hace rato tampoco les importa su pueblo, o por lo menos nunca más que su propia familia siempre en puestos de influencia e importancia. ¿Casualidad?
Nosotros que sospechamos de todo, ¿por qué de estos no? Bueno, porque en algo hay que creer. Otra cosa no se me ocurre.

Ya sé que esto es más dificil que apoyar ciegamente a todo aquél que esté como nosotros en una lucha contra el poder hegemónico de EEUU, pero estos “otros” son gente que también nos manipula simplemente diciendo lo que todos los de su calaña dicen: después de mi, el fin del mundo.
Además, no están por por la liberación, la paz y el desarrollo de nuestros pueblos.

Estados Unidos y occidente quieren precios bajos para el petróleo de la región. De hecho, mi periódico lo dice claro, la pregunta para ellos es: ¿Qué nos encarece más la bencina, una democracia o una dictadura?
Hasta ahora EEUU apuesta a las dictaduras, porque no nos contemos historias, miren a los de la liga árabe y muéstrenme un demócrata.(A parte que la liga es un invento de los ingleses cuando les tocó ser hegemón y qué vamos a esperar de ellos). Muchos de nosotros, los del otro lado, los de abajo y a la izquierda, parecemos preguntarnos constantemente: ¿Qué es peor para el imperialismo? Y lo demás que lo resuelvan los libios, que se frieguen, pero solos, siempre y cuando sea INconveniente para EEUU lo que quieren, si no, mejor que se queden como están. ¡Justo lo que quisieran los gringos pero al revés!
Flor de solidaridad internacional.

Nosotros que lo hemos vivido, esto de estar entre los gringos y la democracia de mierda o “democracia” a media asta, es nuestra responsabilidad contar la historia. O el pedacito que llegamos a vislumbrar de ella.

No a las centrales nucleares, y no es que quiera HidroAysén. No a Gaddafi, y no es que esté pidiendo la intervención militar estadounidénse en Libia. Déjenme ser dueña por lo menos de mis propias palabras y mis pensamientos.

Y dejo los NO hasta acá, aunque se me ocurren un par más. Lamentablemente.

Y SI A LAS ENERGÌAS RENOVABLES Y LIMPIAS y a pensar en todas las formas de lucha y no en una sola: “lo que ellos quieren, seguro no me conviene”
Yo creo que por ahí empiezan las revoluciones, permitiéndose pensarlas.

A mi en general me molesta cuando me ponen palabras en la boca.

Si generalizan con un grupo al que pertenezco, me siento incómoda, sobretodo si no se está dispuesto a aceptar que hay matices y que, en una de esas, el grupo no es homogéneo, aún cuando si existe como tal y para algunos efectos importantes, como serían la defensa de intereses comunes a sus miembros.

Por ejemplo, me molesta mucho la división pro/contra Saramago apelando a su comunismo. El era comunista y por eso no se le acepta, ni aún después de muerto, su alejamiento explícito del régimen de los hermanitos cubanos innombrables. Todavía no se dan cuenta o es que no se quiere aceptar las diferencias en los “comunismos”? Todo el derecho a estar en desacuerdo con la ideología completa, pero no a, por eso, pedir la condena de cada uno de sus representantes.

Yo elijo no meter a todos en el mismo saco y que me los vayan pasando de a uno y les advierto que con más de alguno estaré de acuerdo.

Es más fácil tratarlo, a Saramago, siguiendo la idea de “comunista” que se tiene desde la época en que Hitler anunciaba que las tropas rusas comunistas invadirían Alemania y que eran despiadados y malísimos. (Los Nazis por el contrario, poh!) Que no había que entregarse, que primero muertos. Y así se suicidaron, dicen que 40 mil alemanes, principalmente mujeres y niños. Hay testimonio hoy de algunos de los que los rusos salvaron en el último minuto.

Pero, volviendo al tema, Saramago era comunista, ergo estaba con el régimen de Cuba y todos tranquilos que aquí seguimos en el blanco y negro. No pensemos, que hacerlo nos puede costar nuestra idea del mundo, y eso si que no lo aceptamos.

Siguiendo esa lógica, que no la de la cristiandad y su historia del amor y el de no tirar la primera piedra, aparecen las opiniones del L’Ossertatore Romano.

Ojo, que no estoy por que no opinen, si no que estoy por entender el contexto en el que lo hacen y estoy, por favorcito, por no generalizar ahora con “los católicos trogloditas” y “la inquisición” y todo el cuento de siempre.

Lo que más me gustaba de Saramago era su postura sin miedo a favor de la ética, y la moral, que no son patrimonio de ninguna religión, si no parte de la sociedad en la que vivimos y que se modifica y se decide con ella. Nos atañe a todos y existe siempre. Es, existe, está. Saramago en tiempos de lo políticamente correcto o no correcto, según sirva para descalificar la opinión ajena, se mojaba, decía, se movía.

Y de eso está impregnada su literatura. Estoy de acuerdo con la mayoría, una literatura a leer como si fuera poesía. (Creo, mi modesta opinión.)

Hizo, por supuesto, con eso más de lo que están dispuestos a hacer muchos de los que apelan a defender  “todas las libertades, todas las justicias y ninguna etiqueta”, solo para lograr de manera poco decorosa y bastante burda: no casarse con nadie, no defender a nadie en particular y no ver más que su propia desgracia-si es que se puede tener esta capacidad sin tener empatía- y que finalmente se les ve que solo luchan por su propio ombligo, vestido de individualismo liberal.

Y ni que decir, aunque lo digo igual, sin su talento literario.

Entonces apareció esta carta en el País y pensé: mira tú, no soy la única interesada en el tema.

La pongo acá también entonces y les agrego el discurso de aceptación del Nobel, que es muy bonito, y nos lleva de vuelta a lo importante.

Leer el resto de esta entrada »

Supongo que lo que verdaderamente me pasa, Almendra, no es que no tenga historias ni ideas que contarte. Es más bien que lo que tengo para decir en este momento, no te interesa.

Te juro que sé que no te interesa.

No es un reproche. Nos conocemos solo por esta vía y desde hace un par de años, pero aunque eres mi mejor y más fiel lectora-comentarista, y me has dado muchísimo, ahora ando por unos lugares de mi cabeza que no te interesan. Créeme que lo sé y que no me ofende.

Si fueras mi hermana, mi madre o –disculpa- mi mejor amiga, que es como decir “hermana”- ahí si creo que me molestaría mucho que no me leyeras, o que lo hicieras y te reservaras para mejor ocasión tu opinión.

Hay gente a la que una le muestra el alma y espera que se comporten a la altura de la circunstancia.

Si tú me dices que no te interesa pasar penas o leerlas y yo solo traigo tristezas, es obvio que no me puedo enojar. Nos conocemos acá, en este blog, estábamos jugando y mis primeros arranques de rabia o de tristeza te parecieron interesantes, no me conocías, era la novedad.

Pero ahora ya no. Ahora ya sabes como soy, que me mueve y si me da de lleno por lados que son peliagudos sabes que soy borde, si no encuentras el tono y yo no soy ni tu hermana, ni tu madre, ni tu “hermana”. Dejémoslo. Mejor así.

Te explico simplemente que estoy super concentrada en mi y en un par de mis temas de siempre.

No, ni es que me hayan dado un puesto importante, ni que esté haciendo el doctorado, no. Yo siempre fui así. Espesa y rara.

Y es posible que me vaya unos días a Inglaterra. No voy al sur este año. No creo. Nada me lleva para allá. No nos veremos. Nunca nos hemos visto. Este verano, tampoco.

Y no, no salgo de noche, porque trabajo y además ceno en casa, es la hora de ver a los chicos. Me perdí el festival de cine latino completito incluyendo “el secreto de tus ojos”. La voy a ver con los alumnos, cualquier otro día en casa. DVD. O no. No me da el cuero pa’ más. Si, muy capaz, no soy. Lo sé.

Siempre fui una lata, de ello pueden dar fe los que me conocen en vivo y en directo.

¿Y nunca me río? ¡Juas! Me río más que nunca, como toda la gente que hace lo que quiere. Yo me entretengo conmigo misma. Eso es lo loco del asunto.

Y no, los tiempos no son fáciles, la crisis nos toca a todos, pero será justo por eso que no tengo tiempo de pensar en subir una canción cuando la escucho y me gusta, como antes hacía, o de discutir o explicar algo de lo que es fundamental en la inmortalidad de los cangrejos. No sé, no tengo ganas.

¿Conociste a Duda?

Ella acaba de cerrar su blog porque se aburrió de ser el personaje que era en el suyo. Dijo.

Yo no lo cierro, por una cosa de disciplina conmigo misma. Prefiero quedarme sin un solo lector y sin ni medio opinante pero no voy a renunciar a lo que fue en un inicio este proyecto para mi, una parte de mi- llámalo, “personaje”- que va y viene, que muta y se cansa, y que me sorprende hasta a mi. En castellano y al ritmo que yo quisiera. Nunca intenté entretener, no todo el tiempo por lo menos.

Y ganar amigos es involuntario, solo se puede voluntariamente tomar contacto.

Ni idea cuál será la próxima vez que escriba, o qué será lo que cuente. Ni idea si le va a interesar a alguien, porque no creo que esté todavía buscando gente que piense como yo. O a lo mejor si? A lo mejor un día lo hago, pero creo que soy remala para buscarlos. No sé si habrá una nueva Almendra, o una vieja Almendra que me lea y que me dé la hora.

Tú sabes que te quiero y estimo, pero tú estás allá y yo acá, y yo soy mucho más que estas palabras acá. Y mis palabras no son tus palabras.

Y no hay problema con eso.

Y ahora soy esta- otro “personaje” que me sale- que como ya me dijiste “por entre las flores”, como se dice en alemán- te aburre y no te interesa.

No es terrible Almendra porque parte de mi brutalidad es entender las relaciones no solo como una cosa de afecto, sino también como una cosa de experiencia de vida conjunta y tiempo.

Es normal que haya partes mías que no te interesen, el único problema es que en este momento son justo esas las que para mí son las más importantes.

Y sigo sin ser solo eso, soy más. Seguramente a ti no te pasa ninguna otra cosa, más que lo mismo que a mí.

¿Habrás llegado hasta acá leyendo? Si lo has hecho, gracias. Sé que te cuesta.

Un beso y créeme que te tengo afecto aunque nos veamos cada vez menos, pero no es solo que yo venga poco, sino que tú tampoco tienes ganas de venir a verme.

Paloma



Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.