Los recuerdos son un asunto selectivo. Por ejemplo, el otro domingo se murió el paradigma de los dictadores Latinoamericanos. Todo lo que hizo, según nos explicó él -y nos lo siguen diciendo sus simpatizantes- lo hizo por la patria. En este caso: Chile, para dejarlo claro, no nos vayamos a confundir. Pero para decirlo con palabras de Fontanarosa, ya sabemos, que algunos “aman tanto a la patria que la violan en repetidas oportunidades”.
No me asombra que este ex- Dictador se haya muerto, tenía 91 años. No me asombra que sea paradigma de crueldad, tiene sus méritos. Y hasta el día de su muerte nunca reconoció ni siquiera errores de cálculo al amasar su fortuna. Y miren Uds. tampoco me asombra que tenga adeptos! en Chile, desde mucho antes de su aparición en escena se loaba al pillo, al fresco, al tipo que sin ser brillante lograba engañar a medio mundo. Ni siquiera me asombra que dentro del ejército siga teniendo una imagen positiva, porque aparte de valer lo del pillo también para el chileno uniformado, el ejército recibe y recibió un trato especial de parte de él. Ser inculto, no es ser tonto.
Lo que si me asombra son dos cosas:primero, que los de 30 anhos no se acuerden de su vida en dictadura. Me asombra porque yo me acuerdo de las atmósferas viciadas y de los ambientes apasionados de mis años de primera infancia bajo Allende, y por supuesto que me acuerdo de mi adolescencia bajo dictadura. Eso queridos, es tener conciencia de la socialización que nos tocó en desgracia.
Una Dictadura no ejerce su poder preguntando si te gusta como aprieta, y menos mandando invitación a la casa.Y aún así, un tercio de la población en Chile a mitad de los 80tas recibió tal invitación. Sinó díganme cómo se siente cuando el 36% de la población activa esta oficialmente cesante? Eso sería para los adolescente de los 80, tan recordados hoy en su música y ropa. La generación anterior había alcanzado su crisis económica en 1975. Ahí cuando la gente se iba en masa a Venezuela! Se acuerdan? No? Cuidado con el cáncer de Hígado entonces!
Y aquí está mi segundo asombro. Que se siga diciendo que la política económica de la dictadura con sus neoliberales era/fué/es/todas las anteriores, un éxito!?
Todavía mis queridos treintones no se acuerdan de la dictadura? pues me gustaría saber como anduvieron con un crecimiento del BIP de -14%. en esos anhos. El sueldo como tal, alcanzó el nivel del año 70, bajo democracia y recién a mediados de los 90ta.
Pero claro no los culpo, toda la propaganda está volcada a ser “realistas” y eso significa no desarmar el modelo económico heredado, porque justamente eso es lo que pagamos esos años: un cambio de modelo. Carón nos salió, o no!?.
La, eso si, famosísima mala distribución del ingreso en Chile, no es mérito para lanzarse a aventuras. Que sigan pagando los de abajo, total ellos están acostumbrados, y trabajo hay. Las prospecciones hablan del 50% de jubilados con la pensión mínima estatal en el 2026. Que sigan trabajando hasta que se mueran, mi hermana así lo hace con más de 40 años de servicio. Trabajo y estabilidad hay. Nadie se morirá de hambre. Por ahora.
Ante esto lo único que me queda es pensar que ojalá el cobre siga alto, no le deseo a nadie la crisis de los 80ta, esta vez no habrá ni servicios de salud, ni jubilación asegurada, ni educación gratuíta, ni compasión. Total tampoco es que mucho más hubiera, cierto?
Mientras el asunto ande no nos preocupemos, para eso hay harto trabajo, en unos cuantos años de lo que nuestros hijos no se van a acordar es de nuestros rostros. Cuestión de opciones, que se dice.
Pal

ps:Ahora me acuerdo del chiste de Mafalda! Ella parada en una sillita pidiendo la paz mundial y acto seguido dice: “ahora me siento como se debe sentir el Papa después de un discurso a favor de la paz”.

Anuncios