En un post en su blog, la cantante uruguaya Laura Canoura, escribe sobre las ganas de que llegue Terminator y la salve de algunos ladrones que hace poco le tocaron en suerte. A veces uno necesita que llegue un súper héroe y la salve. Por lo menos yo, también he tenido momentos así en mi vida.
Me acuerdo perfecto de lo que se sentía tener algún problema con alguien de las fuerzas armadas allá en Chile, en la época esa que uds. saben. Cosas tontas, como que te atropellara un milico de civil y con unos tragos de más. Ahí te quedabas, anda a pedirle ayuda a Superman pa´que te pague la clínica! O como en el caso que me tocó conocer, para que te paguen el entierro.
La situación era tan anormal que nadie sano, y ojo no importa de qué color político sea, puede negar la influencia de una situación histórica así en su vida.
La cosa es que recordando esto, la necesidad de protección que sentíamos en esos años, me vino a la memoria una imagen de primera página del diario: la de superman en el Chile de los 80tas.
Resulta que Christopher Reeves pertenecía al sindicato de actores que en una reunión el año 1987 decidió delegar a alguien para presentarse en una de las protestas- huelgas nacionales de esa época, como apoyo a algunos actores chilenos amenazados de muerte. Y así llegó Superman a Chile, y eso fue exactamente lo que dijo: “me mandó mi sindicato de actores a solidarizar”.
Pocas cosa me producen tanto placer como recordar la foto de primera plana. El chorro de agua podrida y Reeves, alto y ancho resistiéndolo, como Superman! Y la montonera de seres humanos bajitos y oscuros tratando de esconderse detrás de él. Vino, protegió, fué noticia y se fué. De vuelta a su vida y a su destino.
Pero claro, de la vida y sus vicisitudes no nos defienden más que el sentido del humor, ya se sabe.
Supongo que para Reeves ese fue solo un momento. Estoy segura que ni el pudo saber lo lindo que fue, lo lleno de nobleza que él y su gesto fueron en ese minuto eterno. No digo que lo disfrutara, ni que lo buscara, pero lo aceptó. Hacer lo que se debe, es difícil. A ver que digo yo si me manda el sindicato a Afganistán!
Y esto es lo que finalmente me recuerda esa foto que un día de estos encontraré, porque la estoy buscando.

Anuncios