Hoy mi marido partió temprano a trabajar, mi hijo se citó con un amigo, y hasta a almorzar lo invitaron.

Yo y el árbol de navidad, quedamos solos, contentos de nuestros regalos y lucecitas, pero agradecidos de que el día 6 de Enero no forme parte de nuestra tradición.
Desarmar y ordenar, no es nada comparado con la compradera y la atención constante para con las visitas, amigos y familiares en los últimos días. O la pena de saber que alguno ni en navidad se acordó de una.
Se acabó! hasta el próximo año. Otra vez tengo permiso de ser yo, o seguir intentándolo por lo menos.
Que levanten la mano los que sobrevivimos! y lo siento en el alma por los que todavía tienen que preparar un menú, comprar los últimos regalos, o explicar su filosofía acerca de la fiesta que se les viene.
Yo ya cumplí.
Y me regalo el poema del Redo.

No tengo
Por Mauricio Redolés

No tengo,
Pero si tuviera
para no convidarles les diría
que no tengo
pero en realidad no tengo
Si tuviera
les diría que no tengo
porque si les digo que tengo pero que no quiero convidarles
ustedes van a pensar
y con justificada razón ética moral
que yo soy egoísta
pero como yo no quiero parecer egoísta porque no creo serlo
a pesar de que no quiero convidarles Entonces les diría que no tengo
pero en realidad…
¡No tengo!

Anuncios