Tom  del Tageszeitung

1. … … 2. ey! están tocando nuestra canción! 3. Aló! diga…

(llegue a Tom clikeando aquí)

Tengo un montón de dificultades de hablar sobre dibujos, historietas… monitos. Debe ser porque mi papá fue un dibujante frustrado, que debió ser periodista porque allí vió mejor manera de ganarse los porotos, además no fue de los de la tele, sino uno de aquellos que en el “medio periodístico” hizo de todo.

Es una mezcolanza de recuerdos personales con imágenes claras de un determinado chiste. Una montonera de anécdotas contadas por mi papá y una serie de dibujantes y sus estilos lo que se me viene a la cabeza. La historia del tiempo que me tocó vivir.

De niña me leí un montón de historietas chilenas y argentinas, principalmente, salpicadas eso si con de todo, por ejemplo MAD, pero también Popeye, o Lorenzo y Pepita. Alli estaba la revista Billiken y Paturuzú, pero también Cabrochico con un par de portadas de Oski , y mucho de los chilenos de la época, Palomo o Hervi por ejemplo. El humor político se mezclaba con el humor para los niños, y una pasaba de la pequeña Lulú a buscar el nuevo dibujito de Krahn en revista Ercilla (era ahí?)

Y “Mampato”? saben que me recuerda la revista infantil Mampato? que mi papá decía, que Themo Lobos se había inspirado en un ex- Presidente, cuyo hijo también llegaría a serlo, para la cara de los “hombres rata”.

Más tarde durante la dictadura me parece imposible no agarrarse al “cuarto Reich” de Palomo para sobrevivir, para poder reírse, para vengarse. El dibujo del dictador con la serie de patadas de los distintos países que se negaban a recibirlo… ay! Si, el humor del dibujante es a veces la única venganza… si yo pudiera dibujar!

En esta época llegó mi sobrino, más o menos de mi edad, con Fontanarrosa. Que crudeza la de este tipo! Que placer sentir que alguien interpreta y dice mucho mejor que una misma lo que ni me atreví a pensar hasta el final. Se acuerdan de Johnny peligroso? que mataba por menos dinero del que realmente pedía, de puro blando de corazón que era? o de la fracesita: “algunos aman tanto a la patria que la violan en repetidas oportunidades”.

Sé que llegaron muchos comics españoles, muy destapados ellos… pero no eran mi onda.

Los años de la democracia trajeron un monopolio de los medios de comunicación en Chile, que impide darle trabajo a un humorista, un dibujante con la libertad necesaria. Y parece que tampoco sin la libertad necesaria, pero con el sueldo necesario pa’ que coma y dibuje sus acideces en otra parte.

Así las cosas a años y Kms de distancia de mi infancia y tierra natal, yo ya estaba feliz con mi viñeta diaria de Tom, y los increíbles dibujantes de la Vanguardia el diario catalán y los del Pais, el Roto por ejemplo y Krahn entre otros.

(Aquí, por favor, un minuto de silencio para Forges que en el Pais sacó una vez un dibujito de José María Arnaz cantando “… me gusto yo!”, como la canción de Manu Chao. Que manera de darle en el clavo a la personalidad del tipo este!… ah!)

Feliz estaba, digo, cuando me dió por los blogs y encontré a Elerlich en interné, aquí… y no sé ni como aterricé en la página de Asterisko y más tarde en la Momia Roja. Miéchica! allí se habían refugiado allí estaban! en interné en los blogs!

Y se me volvió a ampliar la mirada, y volví a pensar que sin libertad de pensamiento no hay creatividad.

060813.gif laflor1.png

(Un click sobre la imágen elegida la amplía)

Y eran igual de despiadados con la realidad que como yo los recordaba. De hecho a alguna gente que conozco no les gusta que se rían del transantiago. El problema es grave: se nos está olvidando que la pluralidad es lo que nos acerca a la democracia. Y que la risa nos aliviana el camino de la mirada sobre nuestros propios dolores.

Mi hermana que era periodista de la Moneda en la época de Allende, cuenta la siguiente historia:

Saliendo del palacio presidencial, buscaban ella y un par más de compañeros de trabajo, un bus que tomar para volver a casa, la cosa estaba difícil porque había paro de locomoción y boicots de todo tipo, caos que le llaman. En eso pasó un tipo tirando un carretón de mano, y uno de los que venía con ella dice: “miren cabros! ahí vienen las micros que prometió el gobierno!” Los demás no se alcanzaron a reír porque una pequeña muchedumbre los rodeó y les gritó “cállate momio cu…”

Cerca muy cerca del golpe de Estado estaban, lejos muy lejos del humor… y la Democracia.

Nota:

No crean que solo me interesan los problemas políticos y sociales, también me preocupan otros temas…

coverfokin.png