Cuando era chica odiaba la palabra colocar, prefería poner… ni me pregunte por qué, no tengo idea. Yo colocar la encontraba rebuscada y ordinaria, tanto así que denuncié a mi profesora de primero básico con mi Papá. La acusé de usarla. Mi Papá me explico que era perfectamente lícita. Desilusión. .

Ahora, me da un poquito de asquillo la palabra coadyuvar. Me suena a político de centro izquierda, que antes lo fue de izquierdas a secas y hoy se reencarnó en asesor de algún ministerio. De preferencia en el de Planificación, ahí le viene mejor el título de algún grado en ciencias humanas (es que siempre fue malo pa’las matemáticas, el pobre). Yo encuentro que se puede seguir usando contribuir o ayudar. Pero eso sería como pedirles que se hicieran responsables de los muertos de sus pasadas opciones políticas. Están son demasiado vivos para esto. Los mismos que antes concatenaban- teóricamente, eso si- hechos de la historia para revolucionarnos, hoy nos coadyuvan a vivir tranquilos y calladitos.

Por otro lado, acepto que carcinógenos es un aporte, si se tiene que escribir un artículo sobre cáncer, medioambiente o las dos cosas. Una vez pones cancerígeno, otras carcinógenos y tamos listocos. Me carga, eso si, tener que decidirme por solo una de ellas, no me gusta entrar en la moda de carcinógeno así como así. Es como si un fumador que se expone a los agentes carcinógenos del cigarrillo fuera menos “in” si los nombra como cancerígenos.

Lo de piedrazo y pedrada ya me da un poco más en los ovarios. ¿Qué razón tendría yo para no querer unirme a aquellos a los que les gustaría ver la primera de ellas en el diccionario? porque después de usarla la vida entera, y escucharla de los más variados niveles culturales ahora alguien miró el diccionario y se dio cuenta de que no está? Peroperopero! pero si en el diccionario entran las palabras ya disecadas, es lo normal.

Seguro son los mismos que vacacionan sin preguntarse si la palabra existe y si no sería mejor seguir haciendo vacaciones, que es menos “in” pero sale en el diccionario, y por lo tanto más seguro. Hasta para usar el diccionario hay que tener opinión señores.

Ahora mi palabra de moda favorita es desopilante, me encanta! es que se “escucha” lo que significa sin ser una onomatopeya. O no?

Mina, sin embargo es mi preferida. En mi país se usa no solo como sinónimo de mujer, sino de una con carácter, una de personalidad definida o por lo menos de físico impactante. Todo junto, pero también por separado, una que solo tenga lo último sería más bien una minoca. No es lo mismo.

Pero mi visión está sesgadísima, por los años en el extranjero y por mis amistades blogueriles, que como es vox populi son en su mayoría argentinas. Esos son los nuevos parámetros de mi vocabulario.

Y como los concursos están de moda, infórmate aquí o aquí, ¿qué tal si les pregunto por su palabra favorita y su palabra odiada? con explicación y trasfondo, plis. Después podemos ver si por lo menos logramos convencernos entre nosotros, poniéndolas a votación y resolviendo cuál sería la más odiada y cuál la más querida.

Anuncios