You are currently browsing the monthly archive for julio 2007.

Malevich das-schwarze-quadrat1.gif

Leyendo en el „Mantantirulirula“, un post sobre John Cage y su famosa composición silenciosa- 4’33” en mi infinita ignorancia me recordó la existencia de los cuadros blancos.

No sé si Cage quiso escribir la versión musical de lo que fueron las pinturas, blancas, negra y roja de Rauschenberg, pero a mí me las recordó. Además el artículo dentro del post menciona que Cage conocía la pintura de Rauschenberg.

Buscando información al respecto me di cuenta de que ya había otra pintura blanca importante en la historia del arte, la del ruso Malevich y que inició justo el movimiento contrario a lo que planteaba Rauschenberg: la abstracción suprema.

Malevich (1878- 1935) quería llegar a través de la negación del objeto a la total abstracción.

Su búsqueda de un arte no-objetivo culminó en la total anulación que representa el “Cuadrado blanco sobre fondo blanco”. Esta obra presentada en 1917- un par de años antes del nacimiento de Rauschenberg- en palabras del propio Malevich, “no era tanto un cuadro vacío, un icono desnudo enmarcado, sino la percepción de lo no objetivo”.

Lo peor, para mí como observadora, es que los dos empezaron por pintar un cuadro negro, Malevich porque pedía la abolición del objeto y Rauschenberg porque decía que a esto llegaba la pintura en su momento, que era el único color que quedaba, y así abolía la pintura. También los dos tematizaron el rojo puro.

Pero lo que el norteamericano quería era la liberación de la pintura del poder de la corriente abstracta- expresionista que en ese momento dominaba la pintura en USA. Lo contrario que pedía el ruso 25 años antes, porque supuestamente lo que Robert Rauschenberg nacido 1925, quería con sus 7 cuadros monocromos blancos, las “White Painting”, que en 1951 presentó en la Betty Parson Gallery de Nueva York, era tematizar el silencio. Parte del cuadro sería todo lo que apareciera en su superficie, sombras y luces. En este mismo sentido antes había borrado los dibujos de su colega Willem de Kooning.

Más tarde pintó el cuadro rojo, cuando dijo sentirse capaz de empezar con el color. Y el rojo sería el más difícil de los colores. No fue fácil, su camino, no.

Asi las cosas, a Malevich se le recuerda como padre de la abstracción y a Rauschenberg como al que incorporó objetos reales a las obras de arte, sin modificarlos. Por algo se le recuerda junto a Andy Warhol y Lichtenstein.

Es como si los pintores me tomarán el pelo. ¿O no?

Pintaron un cuadro igual pero frente al cual yo debo sentir exactamente lo opuesto.

En realidad el post también me recordó a Yasmina Reza y su obra teatral “Arte”. La obra me gustó mucho, son tres amigos frente a un cuadro completamente blanco, comprado por uno de ellos a un alto precio, y la discusión que esto provoca. Una no solo se entera de sus vidas y conflictos, sino de algo mucho más importante que es la “manera” en que estos van por la vida, los acentos y las reflexiones que los acompañan.

La compra del cuadro los hace reflexionar sobre la mirada sobre él, porque quien compró el cuadro obliga a los demás a confrontarlo y a tener una opinión, una opinión de que vemos cuando miramos y por qué.

Por su parte la autora de la obra, Yasmina Reza, dice al respecto en una entrevista que el tema no es el arte-y yo acoto, menos entonces la amistad como decía el programa que presentaba la obra cuando la fui a ver-, sino la risa! La capacidad o no de reírse juntos y de nosotros mismos. Ella cuenta que esto le pasó realmente, que un amigo compró a un montón de francos un cuadro enteramente blanco… cuando se lo mostró a ella le agarró un ataque de risa, y su amigo se rió con ella. A ella se le ocurrió la obra teatral como el qué pasaría si NO pudiéramos reírnos de su elección, de sus creencias, de sus apreciaciones. Y agrega que su amigo, se rió, aunque siguió pensando que la obra, y la compra, eran geniales.

¿Entonces tiene un cuadro blanco, siempre un nuevo significado? ¿Hay una sola interpretación, son dos cuadros distintos?

¿Debo ponerme a estudiar arte para entender el hecho de dos cuadros blancos con 25 años de diferencia?

Solo les agrego que el abstracto terminó pintando realismo y el realista pintando abtracto. Vaya una a entenderlos.

¿No será entonces el momento de que yo escriba un post en absoluto blanco? En cuanto se me ocurra qué es lo que quiero decir con esto, lo hago!

bild032.jpgbild033.jpgbild034.jpg

Hoy Adrián me miró y me dijo: Mamá. como eres bajita y delgadita uno podría pensar que eres muy joven, sino fuera…- aquí silencio profundo de mi parte pero más profundo aún de parte de mi amado esposo- …sino fuera porque se nota que eres vieja.

La sopa que comíamos se nos salió hasta por las orejas! que risa… nos reímos horas… pero eso fue a la cena y ahora han pasado un par de horas y me voy a la cama y me pregunto de que mierda me reía!

Coda:

Que me cuenten historias de niños me encanta pero tengo que contar inmediatamente la que a mi me gusta más de todas las que yo he vivido.

Cuando tenía 20 años tenía una vecina que estaba pasando por un mal momento. Su marido se había arruinado y ella había asumido todas las deudas, las que en 5 años según la ley chilena, se condonarían automáticamente, eso si, siempre y cuando no se encontrara como cobrarle.

Así las cosas tomó a su hijita de 4 años y dejo su ciudad de provincia para vivir su exilio en la capital. Su vida no era nada de lo que se imaginó que debería ser, y ni siquiera estaba cerca de lo que simplemente pintaba que sería un par de años antes.

Ella estaba bastante deprimida. Lo malo era que como estaba muy sola, de vez en cuando lloraba y se desahogaba con la niña.

Un día me contó que llorando le dijo a la niña: “Ay! R. me gustaría morirme!”La niña era inteligente y sensible, e intuyó enseguida que morirse no era chiste y se puso a llorar desconsolada y desesperadamente, pidiéndole: “no! no te mueras mamá!”. Y allí estaban las dos llorando, cuando la niña reacciona y mirándola con seriedad y serenidad, sin llanto, le dice: “bueno, pero si te vas a morir, yo quiero que la pal-ita sea mi mamá.”

La vecina me lo contó entre risas, me dijo que el pragmatismo de su hija le había devuelto a la realidad, y de paso a la alegría.

Los niños siempre encuentran un camino, pero hay que dejarlos.

Männer

Hombres

Canción de Herbert Grönemeyer

Männer nehm’n in den Arm
Los hombres nos toman en brazos*

Männer geben Geborgenheit

Los hombres dan protección
Männer weinen heimlich

Los hombres lloran escondidos
Männer brauchen viel Zärtlichkeit

Los hombres necesitan mucho cariño
Oh Männer sind so verletzlich

Oh los hombres son tan vulnerables
Männer sind auf dieser Welt einfach unersetzlich

Los hombres son en este mundo irremplazables
Männer kaufen Frauen

Los hombres compran mujeres
Männer stehen ständig unter Strom

Los hombres están en alerta constante
Männer baggern wie blöde

Los hombres levantan como tontos**
Männer lügen am Telefon

Los hombres mienten al teléfono
Oh Männer sind allzeit bereit

Oh! Los hombres están siempre listos
Männer bestechen durch ihr Geld und ihre Lässigkeit

Los hombres tientan con su dinero y su aire despreocupado

Männer haben’s schwer, nehmen’s leicht,

Los hombres lo tienen difícil, se lo toman fácil
außen hart und innen ganz weich

Duro por fuera y blandísimo por dentro
werd’n als Kind schon auf Mann geeicht

Ya de niños son versados en hombre

Wann ist ein Mann ein Mann?

Cuándo un hombre es un hombre?
Wann ist ein Mann ein Mann?

Cuándo es un hombre un hombre
Wann ist ein Mann ein Mann?

Cuándo un hombre es un hombre?

Männer haben Muskeln

Los hombres tienen músculos
Männer sind furchtbar stark

Los hombres son terriblemente fuertes
Männer können alles

Los hombres pueden todo
Männen kriegen’ nen Herzinfarkt

Los hombres tienen infartos al corazón
Oh Männer sind einsame Streiter

Oh, los hombres son luchadores solitarios
müssen durch jede Wand, müssen immer weiter

Tienen que atravesar toda pared, tienen que seguir siempre adelante

Männer haben’s schwer, nehmen’s leicht,
außen hart und innen ganz weich
werd’n als Kind schon auf Mann geeicht
Wann ist ein Mann ein Mann?
Wann ist ein Mann ein Mann?
Wann ist ein Mann ein Mann?

Männer führen Kriege

Los hombres mandan las guerras
Männer sind schon als Baby blau***

Los hombres aman la botella desde bebitos

Männer rauchen Pfeife

Los hombres fuman pipa
Männer sind furchtbar schlau

Los hombres son terribles de pillos
Männer bauen Raketen

Los hombres construyen cohetes
Männer machen alles ganz genau

Los hombres en todo lo que hacen son muy exactos

Wann ist ein Mann ein Mann?

Wann ist ein Mann ein Mann?

 

Männer kriegen keine Kinder

Los hombres no tienen niños
Männer kriegen dünnes Haar

Los hombres tienen poco pelo
Männer sind auch Menschen

Los hombres también son seres humanos
Männer sind etwas sonderbar

Los hombres son algo singular
Männer sind so verletzlich

Los hombres son tan vulnerables
Männer sind auf dieser Welt einfach unersetzlich.

Los hombres son en este mundo irremplazables

* tomar en brazos, es abrazar, pero también es el equivalente de “tomar el pelo” en castellano.

** baggern es excavar, pero es la manera coloquial- juvenil para decir que se “levantan una chica”.

*** sie sind blau, es estar azul pero también borracho. Aquí inventé un juego parecido y que me pareció posible en castellano.

Todo empezó con un post de Beya. Que si las mujeres somos contradictorias y que si alguien hizo una lista con 50 de estas contradicciones. Yo las clasifico en lo que Dn. Nicanor Parra habría llamado verdumnias, o sea, mitad verdad, mitad calumnia.

Con ese tipo de textos una se ríe mucho, pero uno también, lo que ya nos corta un poco las carcajadas. Así puestas a ser mujer, a una le bajan las ganas de informarles a los señores representantes del sexo opuesto que ellos tampoco son de lo más coherentes y que la vida al lado de ellos no es de una claridad y simpleza precisamente meridianas. Eso quería, pero se me hizo imposible y me salió este escrito.

Les explico. La primera de las dificultades con la lista de las 50 contradicciones masculinas, fue mi flojera de escribir sobre un tema que me parecía tan evidente, pero claro, leer los comentarios será entretención segura, pensaba. Será casi como leer a los que el Casciari se hizo acreedor por meterse con lo del catalán en Cataluña. Serán menos quizás, pero sabrosos y con menos insultos por cantidad de caracteres tipiados. Vale la pena intentarlo, decíame.

Lo otro que me pasó fue que no soy capaz de encontrarles una contradicción a los hombres sin pensar en la mujer como parámetro. Y el chiste no era hablar de las contradicciones entre hombres y mujeres sino solo sobre las de los hombres.

Me pasa que pienso, por ejemplo, que el coeficiente intelectual de un tipo que pregunta indignado por sus calcetines- “sus” de él, ojo- al vestirse por la mañana, y mira perdido en lo que se le abre como el infinito cuadrado de su ropero, y al que su mujer se los ha puesto “en el lugar de siempre”, no puede ser el mismo IQ que ostenta el caballero que sale más tarde a trabajar y es capaz de o tomar el bus o irse manejando en un auto, lo que le exige la coordinación de distintos movimientos e incluso el encontrar primero las llaves. Pero es el mismo, ¡oh! Milagros del señor.

Una mujer sabe donde están los calcetines de ella, los de él y los de algunos otros seres humanos con pies, a parte de saber si están limpios o sucios. Es igual a quien le toque lavar. Lamentablemente estoy segura que es el grado de importancia que le dan al asunto lo que les dice si vale la pena retener la información en el cerebro, y esto da al traste con la supuesta contradicción masculina.

Pensé entonces en otra posible contradicción que ya les comenté antes aquí, pudiendo mear sentados lo hacen parados. Pero eso es porque somos las mujeres las que limpiamos los wáteres. Así no es contradictorio y se me atraviesan otra vez las mujeres.

En el fondo hay una contradicción masculina en especial que me hipnotiza y que no me deja espacio, al no dejarme salir del asombro, de verles las otras en detalle. Y es esta que se expresa en la famosísima frasecita: “te quiero, pero no te quiero”. Es increíble la cantidad de hombres casados sin querer. O sea, casi podría pensarse que ellos iban pasando por ahí, y justo había un casorio, y les preguntaron si querían, y ellos pensaron que como de algo conocían a la novia y entre “ponerle y no ponerle, más vale ponerle”. Listo, casado, cuatro hijos. Y así son, están pero no están en esa relación, en esa casa, en esa familia, con esa mujer.

Y este tema de las contradicciones en lo sentimental mezclado con lo mono lineal de sus pensamientos me da para largo y me confunde definitivamente en el tema de este post… Y como ya me fui a la chachu con el temita, y todo da lo mismo, una última reflexión al respecto (¿?)

¿Se imaginan una mina a la que el marido llama furioso a la oficina y le dice que sabe que tiene un affaire con el vecino? La pobre no podría seguir trabajando, le da el ataque, corta y llama al susodicho vecino para avisarle, tendrían que darle un valium y se desharía en llanto igual, a lo mejor se lo niega todo al marido, pero se iría corriendo a contárselo a su mejor amiga. O sea, escándalo, de seguir en la oficina nada, de otra responsabilidad que no sea con su drama, cero.

Si le pasa a un hombre, al teléfono le dirá a la “histérica” de su mujer, que “no es lo que ella cree” y que en ese momento no tiene tiempo, porque está trabajando y que ya hablarán del asunto cuando el vuelva a la casa, cosa que hará lo que sea por evitar más tarde. Filo. Y se irá a terminar con lo que estaba haciendo antes de la llamada, claro.

No es que los hombres no puedan pensar en dos cosas al mismo tiempo, o que no puedan retener en la cabeza el lugar donde dejaron los calcetines, es que se concentran solo en una y priorizan. ¿Como lo hacen? No tengo idea pero se los admiro profundamente. A pesar de que terminen con un infarto al miocardio.

Ahora, en cuanto encuentre el hilo del relato de nuevo, capaz que les cuento de las otras 48 o 47 contradicciones masculinas, aunque necesitaría como 6 u 8 post y, aquí entre nos, no creo que valga la pena.

 

Adrián duerme en una cama alta, eso quiere decir que queda cerca, muy cerca del techo y además está en una esquina.

Hace un mes o algo así llegó a vivir a esa esquina una araña. Yo la vi tejer su red y sentarse a esperar mientras le leía algún cuento a mi hijo antes de que se durmiera, o cuando subí a darle el beso de las buenas noches, o cuando conversábamos el día en la penumbra de la habitación a medio iluminar.

Alguna vez por hacerle una broma, le pregunté por su “amiga” y él me comentó que tenía un huevo y que pronto tendría hijos, así es que no la podíamos sacar.A mi me dió risa, y dejé que la cosa siguiera su camino. A ver cuanto aguanta este niñito al lado de una araña. Incluso la araña cambió pellejo en este tiempo y ahí quedó colgando. Yo y Adrián la mirábamos hacer.

Hoy por la mañana me metí en la cama de Adrián a leer, los dos somos de despertar temprano y mi marido no. Después de un rato pensé en la araña y su huevo y le pregunté al niño que donde estaba, porque en su lugar solo quedaba una telaraña mal hecha y llena de pelusitas. El me dijo que sus hijos ya nacieron y que ella se había ido, y que seguramente estaba muerta y que ahora estaba esperando que las chiquititas se fueran solas. Yo le dije que esas pelusas no eran arañas, sino mugre y que ya era tiempo de pasar la aspiradora. El alargó su dedito y tocó despacio la telaraña y Oh! las pelusitas se movieron en todas direcciones, para volver a parase dentro de la telaraña en otro lugar.

Mi hijo dijo que él pensaba que era mejor así, que la araña madre se hubiera ido, así las chiquititas no tienen que apenarse de verla muerta. Verla muerta sería triste para las chiquitas. A él le pasaría igual conmigo. Hablamos entonces de que mi experiencia es que acompañar a tu gente a morir es tranquilizador, que no es como él cree una cosa mala, aunque entristezca.

Pero Adrián dice que está bien que la Mamá araña se haya ido, y que ahora él está ahí para protegerlas. Lo que más ilusión le hace es que cuando se vayan van a tener que descolgarse con sus hilos. Además son algo así como 25 arañitas y eso, como se sabe, no es nada para un huevo de araña.

Y ahí estoy yo con 25 arañas chiquititas sobre la cama de mi hijo. Y saben lo que más me preocupa? la inmensa fragilidad de esas arañitas.