Es que el hermano de mi marido es un ferviente admirador de Ephraim Kishon y Amos Oz. Y así le va en la vida.

El otro día abrió un blog, en alemán, y me pidió ayuda- a mi!?!!!- afortunadamente pude darle una mano, porque no podía leer su propio blog por haber cambiado el punto com por un punto de.

Pero yo confío en él, con el tiempo se aprenderá su dire, sobretodo porque su propio nombre está en ella… bue… sino seguirá publicando sin poder leer lo que publica. Y yo le tendré que contar como se ve…

Lo otro es que en vistas de que Alemania tiene fama de seria y culta, he decidido contarles el post número dos de mi cuñado que trabajando en un almacen de materiales para la construcción y afines, tiene mucho contacto con el alemancito de a pie. Allá voy.

Su post relata más o menos así sus encuentros con esos seres extraterrestres que a veces le resultan ser los clientes:

Un día cualquiera entra un tipo y dice: disculpe, me podría decir dónde encuentro la laca para las ampolletas/ bombillas ?

Mi amado cuñadito y vendedor en ese momento: Perdón?

El cliente: la pintura para ampolletas, que dónde está…? Es que en la cocina tengo una de 60 watts y brilla mucho… entonces pensé que si la pinto con pintura para ampolletas se acaba el problema.

Mi amado cuñadito y vendedor: Ah! bueno… la pintura en la sección de manualidades y bricolage, este… le sale caro eso si…

El cliente: bueno, que se le va a hacer! tengo que solucionar el problema…

– Cut-

Segunda escena:

Entra un señor que se ve, no terminó con honores el cole y se le nota. Mi cuñado, como digno representante de la clase media de cualquier país, se siente eso mismo, digno de ser tratado de Sr por lo menos por caballero tan atildado.

Pero el cliente le dice: Oye guachito, dónde estarán las tapitas esas?

Mi cuñadito paralisado por su calidad de vendedor, pero con más dignidad que nunca, responde: las tapitas? señor…

El caballero: sipoh! esas pa’ la muralla, después que le hací el hoyo le poní la tapita esa…

Mi digno cuñado dice con alegría y remarcando el término: ah! “tarugo” o “taco”…

El cliente: eso mismo, de esas tapitas quiero…

Mi cuñadito: aquí mismo lo tenemos al tarugo… digo, si se da la vuelta en la repisa destrás suyo.

Yo creo que mi cuñado debía vender en una boutique, estoy segura que lo pasaría mejor.

Y en alemán, pa’que se la pueda: http://jeanpierres.wordpress.com/

Anuncios