You are currently browsing the monthly archive for enero 2008.

Para Beya y los que lean:

La letra de este poema- canción es tan… barroca! tan llena … siempre me imagino, cuando me la repito bajito de vez en cuando, una serie de imágenes que desfilan rápido, al ritmo de las palabras que prefiero no cantar.

Tómense el minuto y medio, léanlo de un viaje sin parar, y ojalá sea para uds. también como si una ráfaga de viento les revolviera el pelo y los pensamientos.

Volver a los diecisiete
después de vivir un siglo
es como descifrar signos
sin ser sabio competente,
volver a ser de repente
tan frágil como un segundo,
volver a sentir profundo
como un niño frente a Dios,
eso es lo que siento yo
en este instante fecundo.

Se va enredando, enredando,
como en el muro la hiedra,
y va brotando, brotando,
como el musguito en la piedra.
Ay si si si

Mi paso retrocedido
cuando el de ustedes avanza,
el arco de las alianzas
ha penetrado en mi nido,
con todo su colorido
se ha paseado por mis venas
y hasta las duras cadenas
con que nos ata el destino
es como un diamante fino
que alumbra mi alma serena.

Lo que puede el sentimiento
no lo ha podido el saber,
ni el mas claro proceder
ni el más ancho pensamiento,
todo lo cambia el momento
cual mago condescendiente,
nos aleja dulcemente
de rencores y violencias,
sólo el amor con su ciencia
nos vuelve tan inocentes.

El amor es torbellino
de pureza original,
hasta el feroz animal
susurra su dulce trino,
detiene a los peregrinos,
libera a los prisioneros,
el amor con sus esmeros
al viejo lo vuelve niño
y al malo solo el cariño
lo vuelve puro y sincero.

De par en par en la ventana
se abrió como por encanto,
entró el amor con su manto
como una tibia mañana,
al son de su bella diana
hizo brotar el jazmín,
volando cual serafín
al cielo le puso aretes
y mis años en diecisiete
los convirtió el querubín.

Anuncios

Ya! yo soy una serpiente ! … y tú? que eres??

– mmmh… ok, yo también …

Listo y peleamos…

– mmmh… yo te muerdo y ya! te moriste, ahora me duermo…

No, porque yo tengo la piel dura y no pasa el veneno… ja!

– ok entonces… aua!

Te mordí, tai muerta!

– pero no! yo también tengo la piel dura… pero te puedo ahorcar porque soy más grande… y me duermo ahora…

Ah! pero yo te mato antes desde acá donde no me alcanzas

– chis! y cómo?

Es que te miro y mi mirada es venenosa… te miro y listo…

-?????!!!!!!?!?!?!?!?!!!!!???

Ganéeeeeeee!!!

– ok y ahora que estoy muerta me duermo… chao.

NOOOoooooo, ahora yo soy un oso y tú?

– hibeeeernooooooooo!

No, porque es verano…

(Lo único que yo me pregunto, en realidad, es dónde mierda se escondió mi marido?)

Cuando era niña, mi mamá me contaba que la Violeta era una celebridad… pero una celebridad especial puesto que se murió en la pobreza tratando de vivir de su carpa de circo en La Reina.

Mi mamá decía que en una feria popular- sería de artesanías?- alguien le dijo:

“allí está la Violeta Parra!” y mi mami se acercó a mirarla.

Me contó que cuando la vió penso: “y esa es la violeta Parra?! una mina desarmada y con el pelo descuidado y largo.”

A mi me lo confesaba porque mi mamá conmigo era sincera, y por eso mismo agregaba: “qué bruta que era yo! no me di cuenta… no me pareció excepcional… qué sabía yo.”

La vida de la Violeta estuvo llena de los que no la vieron. Y ella allí dejó su par de canciones, más de lo que muchos podremos decir que dejamos el día que nos vayamos despidiendo.

No si también es cierto, no es llegar y pasar de largo por los 70tas o los 60tas.

Una de mis versiones favoritas, la de la maravillosa Elis Regina. Gracias a la vida.

Y el original… casi se me había olvidado lo clara que era la voz de la Violeta.

Y todo esto por buscar a Fulano, un grupo de los 80tas, medio jazzisticos que me encantaba…lo encontré así, mezclados con Irakere. Y otra vez la Viola Chilensis.

Ps: Por favor, que alguien me enseñe a subir música al bloooossss!!!! así no tenemos que esperar años a que los videos estén cargados o verlos cortados, que es peor.

Parte de la banda sonora de mis 80tas, justo en la época en que nada daba para más y estabamos seguros que esto cambiaba señores! … aunque al final solo fueran los peinados y la rayita en el párpado inferior el único aporte a la humanidad que lograramos hacer.

Claro que me acuerdo!

The Cure – In Between Days

yesterday I got so old
I felt like I could die
yesterday I got so old
it made me want to cry
go on go on
just walk away
go on go on
your choice is made
go on go on
and disappear
go on go on
away from here

and I know I was wrong
when I said it was true
that it couldn’t be me and be her
inbetween without you
without you

yesterday I got so scared
I shivered like a child
yesterday away from you
it froze me deep inside
come back come back
don’t walk away
come back come back
come back today
come back come back
why can’t you see?
come back come back
come back to me

and I know I was wrong
when I said it was true
that it couldn’t be me and be her
inbetween without you
without you

Una vez una de mis cuñadas por parte del menor de mis hermanos me cortó el pelo a un centímetro de la bocha. Y además me pintó un retrato… el pelo creció y mi cuñada se convirtió en ex, y el cuadro ? Un día cualquiera entró en mi dormitorio y se lo llevó… los pintores creen que sus obras son de ellos para siempre. Ese cuadro era mio, yo era la que estaba allí dentro… que poca visión de parte de mi cuñada (ex)!

Fue una época en la que yo venía saliendo de sufrir mucho y nunca voy a saber como mi cuñada (ex) logró pintar todo el proceso de curación por el que yo estaba pasando en esos tiempos. Era el retrato de una convalecencia, de la vuelta a la salud. Esa etapa del dolor cansado de una cicatriz, del color verde violáceo de la piel golpeada. Y ella vino y se lo llevó, pintó blanco encima y puso quién sabe que otro motivo encima.

Así me quedé sin el mejor retrato que han hecho de mi.

Es terrible cuando alguien te hace un regalo tan impresionante y luego te lo quita sin más ni más.

Mi hermano me trató de consolar explicándome que así es cuando los pintores no consiguen estar conformes con sus obras, y que un amigo pintor era peor aún, porque cuando se aburría de su supuesta mediocridad tiraba todos sus cuadros al río Mapocho.

A veces todavía pienso en ese cuadro, porque en esos años me miré veinte veces al espejo sin verme realmente, hasta que mi cara apareció en ese cuadro.