Atención atención:

estimado lector que por aquí te perdiste (y no sabes cuan perdido estás…)

La dueña de esta esquina está leyendo “los detectives salvajes” del sr. Bolaño.

Me está costando… me cuesta y me pregunto: por qué si todos dicen que es estupendo???

Por ejemplo, no es que no entienda que la primera parte del libro es la “iniciación”, diría casi, el “viaje de iniciación” de un joven de 17 en ciudad de México. No es que no encuentre simpático que nombrando a cuanto poeta latinoamericano quepa en la página, se les organice- por boca de un poeta homosexual- en “locas” y “maricones”, ya que eso siendo gracioso, nos hace verlos en una perspectiva enriquecedora… además de ser “provocador”.

Es más, incluso y sin ir más lejos: me reí un par de veces. Pensé: simpaticón, eh!?.

No sé si leer el resto del libro o dejarlo para mejor ocasión… uds, lo leyeron??? les gustó??? debería seguir leyéndolo???

Me repatea dejar una lectura a medias, siempre pienso que en el todo puede estar la respuesta…

A lo mejor es que lo leo en alemán y debería esperar a leerlo en castellano… pero le hice la prueba de la buena traducción y la pasa!

Esta prueba es así: lo lees en alemán y paras y te imaginas la frase en tu idioma y si la traducción es buena aparece la frase enseguida, entiendes, incluso el contexto… el traductor de Vargas- Llosa es de oro, el de Mafalda, no tanto…

Estoy un poco molesta de no sentir la revelación que dicen provoca el libro… si hasta mi hermano dice que es genial!!!!!! Y mi hermano es de los: “P’a lo poco que leo, me lo escribo solo mejor”.

Atención atención: opinen y digan algo.

Por mientras, sigo leyendo y ya va una semana… y no veo llegar el final.

post scriptum (faltaba más!): a alguien que dice esto hay que leerlo hasta el final. La desición está tomada.

–Me conmueven los lectores a secas, los que aún se atreven a leer el Diccionario filosófico de Voltaire, que es una de las obras más amenas y modernas que conozco. Me conmueven los jóvenes de hierro que leen a Cortázar y a Parra, tal como los leí yo y como intento seguir leyéndolos. Me conmueven los jóvenes que se duermen con un libro debajo de la cabeza. Un libro es la mejor almohada que existe.

Anuncios