Hoy en cuanto amaneció supe que sería un día difícil. Estaba como abochornáo el día.

Pero no solo eso, fue que algo me decía que hoy era un día distinto.

Es raro esto de los presentimientos, Lucho. Si, porque el día que saliste y me dijiste que te ibas a comprar cigarrillos… ¡yo no sentí nada! Y mira que podría haberme reído siquiera porque se te notaba que no, Lucho, que no te ibas a comprar puchos.

¡Qué cosa Lucho! Claro que cuando no volviste me agarró la angustia, pero eso ya fue lo que correspondía después de dos días.

Ahora lo pienso y me da risa: ¡a comprar cigarrillos!

¿Total que me ibas a decir también? Si yo en el fondo ya sabía que en algo andabas. Igual te lo digo Lucho, poca imaginación teníai… si de chapa erai Pablo. ¡Te pasate! Menos mal que no erai Salvador… igual dió un poco de vergüenza de leerlo en el diario. No si no solo los presentimientos no son lógicos.

Pero ya sé, como tu decías: se hace lo que se puede, que pa’ esto no nacimos los seres humanos. Teníai razón, eso era Lucho, que yo sabía que a veces teniai razón.

Hoy apareció la Laura y me lo dijo.

Mamá, encontraron unos huesos en la comisaría.

No me dijo más. Es igualita a ti Lucho, me tiene miedo, no le gusta decir cosas que me afecten mucho. Será que sigo igual de gritona y alegadora que antes. Pura boca, como tú decíai.

Agarré el teléfono y les pregunté a las viejas de la organización si ya sabían la novedad. Dijeron que si, que habían ido a ver. Y ahí estaban los pacos, como siempre… sin ganas de meterse en problemas, valientes como siempre! Que a lo mejor son huesos de animales, dicen. Las viejas les contestaron, ¡seguro! A lo mejor de perros, ¿¡no?!

Eso ha sido lo bueno Lucho, estas están ahí siempre. Me dijeron que estaban a punto de llamarme. Que se estaban consiguiendo un forense y tratando de que nadie moviera más los huesos.

¡Juas! ¡Ya me imagino la cara de los pacos! Deben estar rezando los güeónes porque no sean uds. Lucho. Imagínate que está de paco el hijo del Julián … y él estaba presente cuando yo le grité al Julián que no solo lo ibai a penar tu, sino que también yo y todos los muertos de la familia si no soltaban tu cuerpo… no sé porque yo a los dos días ya tenía la certeza de que estabas muerto… ahora me da vergüenza y pena reconocerlo… porque es como si yo te hubiera matado antes de que fuera cierto. Porque ahora me contaron que los tuvieron tres días allí adentro… o sea, te quité 24 horas de vida. Lo siento, perdona Lucho, te juro que no fue mi intención. ¿Debería haber dejado las uñas en esa puerta? ¿Así te habría salvado? ¿Y qué habría sido de la Laura?

Hoy a la tarde voy a pasar por la comisaría y ¡ya me río de la cara que le voy a poner al hijo del Julián!!! Lo voy a dejar con los pelos de punta. Juajajajaja.

Te lo prometo Lucho.

Ya vendría siendo hora Luchito, 30 años hablándote en la cabeza son muchos años, ya estaría bueno que volvieras, que te devuelvan, Lucho. Que por la remierda Lucho, te devuelvan, y que sean ellos los que se caguen en los pantalones pensando que les vas a venir a penar. Eso si, que lo firmen, yo y toda la familia les vamos a penar, porque en eso la Laura es igualita a ti Lucho.

Nota:

y todo por esto: Haga Click

Anuncios