You are currently browsing the monthly archive for marzo 2008.

Todo el mundo sabe que ser feliz, completamente feliz dura un momento. Algunos recuerdan el momento exacto de toma de conciencia de ese estado. Eso es una suerte, lo sé.

Yo recuerdo con claridad el venir rápida, casi corriendo, con 9 años, volviendo a casa y pensar: “soy completamente feliz”… por qué lo pensé? no lo sé… no me acuerdo más. Creo que no había razón, fue más bien un momento de plenitud, pero si lo recuerdo también recuerdo la sensación que significó para mi serlo.

Sé que en esa época mi familia estaba toda en Chile, solo faltaba el menor de mis hermanos, pero seguramente yo estaba acostumbrada a su ausencia… y el golpe de Estado estaba a la vuelta de la esquina pero eso no lo sabíamos.

A lo peor es justamente eso lo que me grabó ese momento en la cabeza, que un par de meses o días más tarde todo tomara un rumbo tan distinto al hasta allí seguido.

Recordar ese momento es tranquilizador porque en esa escena en mi cabeza se produce el milagro de todos los milagros, la felicidad de saber que aunque no los veas, todos los que quieres están a salvo, y que están- así como tu- simplemente vivos.

Vivos y a salvo por un par de segundos.

NO PUEDO CREER QUE ESTO ESTÉ EN YOUTUBE!!!

Lo tocaba mi hermano y es para mi la música de fondo de este recuerdo

(Ajenjo: cómo te quedó el ojo?)

…que lavo la ropa y vuelvo… que ordeno y llamo a todos los parientes para decirles, que si, que llegamos, que sanos y salvos… qué ganas de hablar con ellos voy a tener si acabamos de vernos!?

…de paso esta semana Adri me preguntó que qué era una puta, un porno y qué porque – el pelotudo, y esto lo agrego yo- del Rolfi usa “maricón” como insulto, si yo le dije que eso era una pareja que se quería pero eran del mismo sexo y eso no es insulto… así es que a ver en que anda…

…además tengo que llamar a mi suegro para no darle oportunidad de ofenderse por haber estado con su EX- o sea, la madre de mi marido y la abuela de mi hijo- sin su consentimiento previo y penitencia definida… y a mi la sutileza con el no me resulta…

… además tengo que pagar cuentas que tenían que llegar en los 8 días que estuve fuera, y que podrían haber llegado antes o después pero estoy segura que este es mi destino, cuentas acumuladas y atrasadas, cosa de sentirlas bien en el bolsillo… hacer un par de trámites y devolver libros a la biblioteca y recordarle a mi hija putativa que devuelva el libro que pidió con mi carné, o que por lo menos pague la multa…

…y como si fuera poco tener en el mate, voy y sueño que me voy de fin de semana a la costa central- de Chile, claro- con Sarkosy y la Carla Bruni!!! Y ni se imaginan lo cansada que quedé después de ese sueño, sobretodo porque el Nici estaba deprimidísimo y yo trataba de hacerlo sentir mejor, pensando todo el tiempo, eso si, que es un latero y un carca del año del ñauca y de derecha más encima… y que con la política de mierda que está haciendo, más deprimidos que el debían estar los franceses… la Bruni eso si, muy linda ella… tonta como puerta, pero elegante… (hablenme de prejuiciosa pa’ tener sueños… lo reconozco…)

No si yo estoy frita, ni cuando descanso soy coherente. Y además: qué me meto yo en la política francesa? … y teniendo como tengo el montón de ropa pa’planchar…

p.s.: les dije que además tengo que regar las plantas y hacer la compra?

Me voy de vacaciones por una semana. Voy al norte a visitar familia y descansar.

Les dejo esta canción que me hizo recordar Fabio el otro día… sabia y divertida, como para pensarla y si no, se la bailan y listo!

Debería preguntarles en cuál de las tres situaciones se han encontrado alguna vez… mmmmh… a ver?

Yo ninguna de las tres, pero quedarme o no quedarme en este país, si que fue una decisión… y lo sigue siendo.

Caminaban tomados de la mano, ella a los saltitos y él a los trancos, tan largos como sus piernas se los permitieran. Era un juego, esto de ir así.

De pronto el le apretaba la mano y levantando un poco la rodilla le golpeaba el dorso contra el muslo. Ella se sorprendía y le daba risa. La próxima vez no me sorprendes, pensaba, pero lo volvía a hacer y el resultado era el mismo. Se volvían a reír.

La calle de un barrio de Ñuñoa, y sus casas unifamiliares de dos pisos con sus jardines permiten un paseo por la vereda, y sin embargo, ellos caminaban por la mitad de ella, sabiendo que a esas horas no pasaban autos. Era en los atardeceres de principios de los 70tas.

Las primeras estrellas aparecen y ellos las miran, anochece. A pesar del alumbrado público, no solo brillan las estrellas, sino que además se les puede ver en sus distintos colores.

“¿Ves esa roja? Allí se fabrica el helado de fresa.”

“Y en la verde? – le pregunta, divertida.”

“Mmmmh…en la verde… ¡jalea de limón verde!”

Ella quiere seguir preguntando, pero la Madre que va tras ellos con su tía, dice algo y él se gira a escuchar y este mundo vuelve a ser de los adultos, hasta que 10 o 20 años más tarde se vuelva a preguntar por qué de todas las tarde con su padre esa fue la que eligió para recordarlo.

Por suerte, cada vez que digo “sentimientos” y me responden “tristeza”, yo me acuerdo de dos cosas que me hacen sentir mucha ternura y al mismo tiempo me hacen reir, y además grafican justo lo que quise decir antes…

Uno es el dicho de una amiga colombiana cuando alguien le cuenta penas, ella dice: Ah! no, “no me hablen de tristezas cuando vamos pa’l cementerio!” y si le insisten, agrega, Ah! bueno pero “si nos vamos a morir, vayámonos enterrando…”

Lo segundo es esta película, a ver si se acuerdan, es la del chico que le gusta jugar con la muerte y la vieja amada que se le muere de deveras.

Agradecimientos al Guty.