… me da como una alegría mezclada con pica… por un lado me acuerdo que bajo dictadura – sorry, yo solo viví en dictadura mi tiempo en Chile- era un día especial. Un día activo y de banderas, un día en el que las mujeres teníamos autorización de recordar que en las directivas políticas eramos minorías aunque el riesgo lo corrían parejo sin diferencia de género. Era el día autorizado para preguntarles a los que estaban a nuestro lado y de nuestro lado, si la pelea por la “libertad” de toooodoooos los oprimidos, concretamente como se veía en relación a nosotras. Nunca había plan específico, excusas si, y muchas.

Era el momento de abrir la boca desde la perspectiva de ser mujer. Muchas no necesitamos de un día para hacerlo, otras … es increíble que todavía lo necesiten.

Me acuerdo una vez de haber comprado claveles rojos y haberme pasado el día recortando tarjetitas rojas, para que mi novio de esa época, el único hombre de un grupo de izquierda universitario, se las llevara a sus compañeras. Me gustan los hombres que no tienen problemas en reconocerles a las mujeres sus espacios.

Qué quieren! Me gusta el 8 de marzo… debe ser porque estoy por la igualdad de las oportunidades, y por el camino de la discriminación positiva. Pero no por la igualdad, hombres y mujeres no somos iguales, eso si que somos nosotrAs, las que deberíamos saber y explicarles y explicarnos, donde están las diferencias. NosotrAs deberíamos tomarnos el tiempo necesario, aunque sea una vez al año, para mirarnos al espejo y decirnos con sinceridad lo que vemos.

Y por qué la pica? ah! bueno… en caso de que ud. querido lector sea hombre, o quizás una mujer pero que no se acuerda de ciertas cosas, aquí y con ayuda de Suigéneris les dejo un videíto:

Además, si ya no van quedando argumentos, no se pierda esta:

Los hombres que lavan los platos tienen una mejor vida sexual!!

Todo con emocionados agradecimientos a Sui, claro.

Anuncios