El próximo año escolar mi enano pitecantropus pasa a la siguiente escuela, o sea me lo cambian de nivel, me lo convierten en niño de “primer nivel del segundo ciclo”, o como se diga. Con 10 años.

A parte de que no hay derecho, este decidió- él se cree con el derecho, y yo no me atrevo a discutírselo- a elegir la escuela secundaria, y eligió, cómo no, la más lejana. A 2 buses de distancia, son 15 minutos, pero habiendo una escuela acá al lado…

A si es que a parte de vigilar que vaya BIEN abrigado por las mañanas, voy a pasarle mi celular viejo, así lo puedo tener a una llamadita de distancia. Pensé.

Porque hasta hoy en la mañana no se me había ocurrido esto:

ESTO!!!!

A estos dibujantes no se les va una… no me va a quedar otra que preguntar por esos chips que les implantan por acá a los gatos en las orejas para encontrarlos si se pierden.

AY! tengo tiempo de aquí a septiembre para encontrar una veterinaria que me comprenda.

ps:

La culpa es de Ajenjo que me mostró la página del Tute. Y de Sonia con sus historias de gatos perdidos…

Anuncios