Hay noticias del mundo de las niñas.

Nuestro enviado especial haciéndose un tiempo entre el peloteo del martes y las clases de música, se sacrificó jugando a las muñecas con Selma y posteriormente dejándose invitar por las tres hermanas Müller a tomar el té.

El resumen de noticias es el siguiente:

Las Barbies están preocupadas de quién es amiga de quién. Tienen algunas peleas y desencuentros, pero nuestro enviado especial a través de la Barbie que le tocó, trató de mejorar el ambiente y llevarse bien con todas. Afortunadamente Selma, la XX aquí implicada, no lo dejó porque sino el juego habría durado la nada misma. Al final el XY que nos representaba logró aprender un montón sobre relaciones humanas y de por qué se pelean las niñas con sus mejores amigas, duda que ya le hubiera manifestado a la XX que le tocó por madre, y que esta no había sabido responder por faltarle la mirada generalizadora para responder con “las niñas”, y faltarle el conocimiento personal de las XXs observadas por nuestro XY en el caso dado anteriormente y que había despertado su curiosidad.

Suponemos que la XX de este encuentro- Selma- descubrió algunas perspectivas inusuales a través de nuestro enviado, pero si nada de esto pasó, da lo mismo porque lo pasaron fantástico y piensan jugar a lo mismo la próxima vez que se encuentren.

Las hermanas del té- las Müller- prefieren las catástrofes. Se juega a un accidente aéreo con el consiguiente rescate, o al choque de trenes, o a cualquiera de estas catástrofes, lo importante es que el rescate implique barcos, aviones y gente de rescate. Se necesita mucho espacio y muchos nervios por parte de los adultos presentes, ya que se hace mucho ruido, pero si es necesario: ¡es necesario nomás! ¡qué tanto Oh!

El enviado especial dice que el juego este es fantástico y que las dos tardes que lo han jugado se le han pasado volando. Lo de niña o niño no les importa un pepino para esta entretención.

La reportera a cargo de los cuestionarios se queda pensando, si en esto de las catástrofes no tendrá algo que ver el hecho de que la XX en cuestión y sus hermanas se esté gastando el segundo par de padres.

Parece que el antiguo juego del papá y la mamá no es tan usual como se piensa en este siglo y en este país. O será que nuestro enviado especial prefiere no referirlo. Será.

PS:

Y aunque para el enviado especial fué un placer y sabemos que sus acercamientos al grupo en observación se repetirán de buena gana, me permito agradecerle aquí la buena voluntad al responder las preguntas.

Anuncios