chinita chilena gentileza de la fac. de Agronom�a de la U. de Chile

chinita chilena gentileza de la fac. de Agronomía de la U. de Chile

Apareció de pronto, durante nuestro desayuno en el balcón, en el brazo de Adrián.

La tomé sorprendida para mostrársela. Adrián quería saber si era una chinita de de veras. Una de a de veras tiene 7 puntos, sino no es chinita. Dijo la profesora. Amén.

Pero el insecto tenía otros planes.

De hecho tenía una cita importantísima que cumplir, estaba invitada por una araña y no tenía un segundo de tiempo para dejarse contar los puntos. Se fue volando la chinita a encontrarse con la araña y ento…

¡NO! Cierto que la invitó, pero no podía hoy, lo siento. Hoy NO.

Esteee… y de dónde sabes tú si…

Ella me contó. NO va con la araña, no tiene tiempo.

Bueee… hoy no. Pero quedaron de juntarse mañana.

NO. Mañana tampoco. No, mañana no hay caso.

SI, ella dijo que mañana SI tenía tiempo. Es más, la araña le dijo que la invitaba a comer.

NONONO… no va a ir. No puede.

SISISISISI, si puede y ya dijo que iba.

…!!!!????!!!

Mmmh?… puuuufffffff !!!!

¿??!!!!!!!???

Bueno, mira, lo que no sabe la araña es que mañana es ella la que no va a poder, por un accidente de carretera. Va a estar, impedida, digamos. El tráfico se ha puesto pesado en esa esquina del balcón del vecino. ¿Y sabes quién no se fija nunca por donde pasa y mañana por la tarde lo hará por encima de la telaraña? ¡El caracol! Le va a dejar la telaraña resplandeciente de babas. Sonó la araña. Y aunque la araña lo gritonée, será demasiado tarde, le va a pasar como tanque por encima. Va a quedar la escoba…

¿Y se suspende la cena? Listo, o.k. Le pasa por encima de la telaraña nomás.

Cada día es más difícil esto de tener una conversación fluida con Adrián. Todo me lo discute, y lo peor es que no tiene idea de lo que es la realidad. Lo suyo son puras fantasías.

Anuncios