Qué raro cuando en una página de un diario sensacionalista, se juntan tanta gente normal en torno a una noticia extraña.

Bienvenido al mundo. Qué tanto, oh!