Cuando se hacen investigaciones sociales entorno al rol de la mujer, siempre, siempre nos encontramos con sorpresas.

Parece que conocemos aún menos de lo que esperamos la función de las mujeres y los resultados sobre la sociedad en la que vivimos.

Hoy salió en la tercera – diario chileno- un estudio que relaciona nivel de educación de los padres y sueldo de los hijos.

Evidentemente sube el sueldo esperado en casos con padres con educación superior.

Y qué pasa si la madre es SOLA?

Negro futuro? Terrible trauma?

“En el caso de las madres solteras, la situación lejos de empeorar, mejora cuando éstas son profesionales universitarias. El sueldo de sus hijos puede ser un 38,8% superior a otros cuyas madres no tengan ese nivel educacional. ¿Por qué? Porque adoptan ambos roles y, por ende, se involucran más en la crianza de los hijos. Algo que, en todo caso, se repite en el resto de las madres cuya influencia positiva en la educación familiar está ampliamente probada, dice Santos. Su estudio viene a cuantificar esa importancia.”Obviamente, la educación propia determina el salario, pero la educación de la madre hace la diferencia en el sueldo de dos personas con igual educación. Se esperaría que no existieran diferencias, pero aún haber nacido en un entorno adverso es una desventaja”.

Raúl Atria, director del Centro de Investigación en Estructura Social, de la U. de Chile, dice que la trayectoria educacional “tiene un peso enorme en el desarrollo de una estrategia de crianza, lo que implica más recursos a la hora de jugar, leerles cuentos y dar ejemplos a sus hijos”.

No digo que valga la pena ser madre soltera para asegurarle un mejor sueldo al hijo, solo digo que antes de decir que no tener padre- o madre- es una tremenda “Lacra”, que nos traerá desventajas, deberiamos pensar en que sentido podría serlo.

O mejor dicho: lo peor es tener padres que no nos atienden. Eso es lo peor.