You are currently browsing the monthly archive for enero 2010.

(Disculpen)

“Chile empezará a defender con mucho más entusiasmo su exitoso modelo económico, que ha contribuido a reducir la pobreza del 43% al 13% de la población en las últimas dos décadas.”

Dice un caballero al que no me da la gana nombrar.

Y así resume una de las cosas que menos me gustan en política, que son las interpretaciones tendenciosas.

Él lo dice al diario El país, en donde, claro, se “informa” a la opinión pública extranjera.

Lo que no se dice es:

El MODELO DE LIBRE MERCADO NEOLIBERAL dejó al país después de gobernarlo a su absoluto y total antojo, sin oposición permitida, y durante 16 años con un 43% de pobreza!!!!

Y yo que siempre hablaba de 20%. Ja!

Esta declaración la hace la derecha de toda la vida, o sea que si ellos lo dicen, será porque ellos lo saben. Ellos hacían las estadísticas durante la dictadura.

El 13% de pobreza del que habla este caballero, lo logró el gobierno de la concertación, un gobierno no socialista, un gobierno absolutamente neokeynesiano es decir: liberal, con la más consecuente política contracíclica que he visto. No hubo caso que soltara la plata en la época de las vacas gordas para invertir, por ejemplo, en educación, es decir, en futuro.

No era, no es un gobierno neoliberal, y no era un gobierno socialista. Aprendamos de una vez a diferenciar, que las políticas nos las aplican a nosotros y no seamos borregos.

Estos son hechos, tan visibles como que Chile tenga una distribución del ingreso y una concentración de la riqueza que para los pelos. Y que no tengo ganas de mirar la cifra, porque el que se quiere informar que vaya a wikipedia o al Banco Mundial o al Fondo monetario, que en sus estadísticas nunca han sentido vergüenza de mostrarlo.

Listo.

Eso era: A la Bachelet le daba vergüenza no haber hecho más por la pobreza en mi país, por mejorar la calidad de los empleos, la educación y vergüenza de no haber impuesto un régimen democrático con participación y limpieza en lo de derechos humanos. De no haber tocado la constitución, de no haber cambiado el sistema de elecciones por uno realmente democrático.

Al sr. Quenomeinteresanombrar Yaquesenombrasoloyacadarato, no le da vergüenza, no le da vegüenza nada de nada, ni siquiera MENTIR diciendo que la baja de la pobreza es fruto del modelo que ELLOS implantaron.

Disculpen, pero como chilena y cuarentona, me da flojera leer y escuchar tanta “interpretación” oficial sin decir nada. Tratan a la opinión pública como si fueramos tontos, y lo peor es que les hacemos el juego. Hoy no tenía ganas, total, pa lo que le importa a nadie.

Un beso, que les sea leve y NO LES CREAN !!!!  el modelito que nos ofrecieron MATA y por algo pasó de moda, hasta en Chile.

Anuncios

No me molesta que sea de derecha- bue, si me molesta, pero me aguanto- lo que me molesta es que sea un populista de los peores, un ladrón condenado por la justicia, cosa que todo el mundo sabe, que mienta diciendo que en su gobierno no entraran los violadores a los derechos humanos, porque ellos eran quienes lo apoyaron y ahora van a recibir, porque esa es su lógica.

Me molesta si, si, la manera de elegir el candidato del (ex)gobierno. Si, me molesta, el sistema de me toca a mi y ahora a ti, y ahora a mi y ahora a ti, sin considerar lo que las posibles “bases” pudieran querer.Y por eso los castigaron. Y se castigaron  a si mismos- ese 15 % que no se esperaba- al elegir a un impresentable. Una manera de político que creímos dejar atrás, en otras épocas.

Una concentración de poder económico, público y mediático muy peligrosa, no somos Italia como para aguantar un Berlusconi  de jardín, y pasar sin que nos dañe.

Y no, no me puedo alegrar de que les dieran a los de la concertación, porque ahora quienes pagarán serán los mismos que sufrieron y nunca han tenido ni a sus muertos para enterrarlos.

Veremos salir de las cárceles a los asesinos presos? capaz, capaz es.

No necesito que sean mis muertos para sentirlos, mis dolores para lamentarlos.Y no me digan que no lo hará. Ojalá pudiera creer que la justicia no lo permitirá.

Me molesta que el poco de justicia que se pudo hacer en estos 20 años deberá esperar 4 años más, porque ni siquiera la constitución del innombrable cambiaron. Ojalá aprendan, ojalá aprendamos.

Y no, seguro que derecho a voto los de afuera en este período presidencial, no vamos a tener. Seguiré en mi papel de irresponsable política, sin necesidad de ir a votar por el mal menor, como hicieron 48 %, o más de mis compatriotas.

Lo único que si sé, es que en 2014 sale por patas, eso está claro, ojalá que el robo, el compadrazgo y la devolución de favores a los militares y los golpistas de entonces- y de hoy- no sea tan grande que se inicie un nuevo proceso de desintegración democrática. La derecha chilena nunca ha separado aguas de su pasado golpista y ahora tienen una razón menos para hacerlo.

Hasta el 2014 entonces. Que nos sea leve, ojalá todo sea mejor de lo que se augura y que todo se quede en un gran susto. Democrático, pero susto.

En 1949 mi mamá tenía ya 30 años, cuando le concedieron el derecho a voto.

Y mi abuela?

Sé que votó por Alesandri el 52. Que pelotuda la vieja! Pero estaba, por fin, en su derecho.

Mi mamá no me dijo que no tenía derechos ciudadanos completos cuando nació. Y mi hermana tampoco los tenía.

No me dijo que nació sin derecho a tener derechos ciudadanos completos. No me contó que se siente no tener derecho a elegir representante, ni a dejarse elegir para representar a otros.

Hasta yo que nunca voté, porque nadie podía votar- era dictadura- me siento distintA, igualadA en mi carencia de derechos y en mi capacidad de exigirlos, con los otrOs. Yo sabía que tenía derecho a pedirlos, igual que cualquier otrO.

Claro que sabía que a mi me pegarían menos los pacos en la calle cuando saliera a pedirlos, y no precisamente por favor.

Justo por eso, porque los hombres podían morir por la patria, se argumentaba que solo ellos tenían derecho a votar. La mujer no protegía, solo paría. Y eso argumentaron ellas: nosotros parimos los guerreros. Y si, al final las dejaron. Dice la profesora. Mi mamá no dijo nada.

No sé si ella estaba orgullosa de las que lo consiguieron para todas. Yo creo que si, porque en eso ella era una persona con mucho olfato. No vale decirle “envidiosa”, no lo era,  ella se olía la discriminación y ya podías decirle lo que fuera, ella sabía que pedía lo justo no más. Ser pobre, ser mujer, no era razón para hacerle creer que ella no debía soñar.

Lo que si me contaba -con desprecio- era la historia de una mujer de alcurnia con la que se topó y que acusaba a su hija de “malas juntas”, las que al final terminarían metiéndole en la cabeza el querer estudiar. Decía.

En el año 29 las mujeres bien, las decentes, no votaban y no estudiaban, se casaban bien y era el marido  quien velaba por su bienestar, y era su representante, este marido, en todas partes. Como antes su padre.

Pero del derecho a voto no dijo nada, mi mamá… de las mujeres del MEMCH, del movimiento de mujeres que lo ganó para ellas, no dijo nada.

Y si dijo tanto de otras cosas por qué de eso no se acordó?

Hasta de por quién votó mi abuela, se acordaba y no de que era vieja y revieja la abuela, la primera vez que votó.

Mi madre era una mujer progresista, eso no cabe duda, pero como mujer, no sabía que podía contar una historia, no sabía que yo podría así también contar una historia a mi hijo ahora, si ella me la hubiera contado a mi.

Adrián pregunta por qué no podían votar las mujeres, pregunta por qué … no sé porque.

La Oma no era dueña de la casa en la que vivía. Cómo? Por qué? Cómo se podía en Alemania votar, pero no tener derechos de propiedad? Y además, hasta fnales de los 60tas inicios de los 70tas, solo podían trabajar las mujeres si el marido lo autorizaba.

Me lo contó la profesora de Cs. Políticas.

La Oma solo estaba resentida con su marido, lo otro no me lo contó. La Oma tiene 93 y si, quería también ella ser propietaria, le dolía no serlo.

No entiendo.

La historia de las mujeres y su derecho a tener derechos, no la conozco.

Un día me gustaría poder contarle a Adrián como fue, como es.

Igual que le puedo contar como formamos el primer centro de alumnos elegido democráticamente en la Universidad, y bajo represión. Que orgullo haber estado.

Y las viejas, no sintieron orgullo? aunque fuera ajenO.

La historia es la historia.

Me dió por aquí al leer este reportaje.  Se los recomiendo.

las algueras de Pichilemu

Voy a sacar un par de cosas que tengo atoradas por ahí y vuelvo en seguida.

Hasta mitad de febrero entonces, un beso.

Quedan, como siempre, en casa.