You are currently browsing the monthly archive for marzo 2010.

Había una vez un uruguayo que trabajaba en publicidad, le dió por hacer un corto donde destrozaban Montevideo y ahora le pagan nosecuántosmillones pa’que vaya a Holliwood y haga como que destroza alguna ciudad de allá.

Que eso es cine, lo de destrozar por allá al sur, no es novedad y menos de cine.

Igual no me negarán que esta historia da gusto. Es mejor que la de Casciari incluso.

Ahora falta que a Junacho, Oz y/o Sonia los descubra alguien y nos hacemos todos millonarios… digo, famosos.

Acá dele pa leer la noticia en el País: X

Será que me pongo pa que me den.

Yo que abro el fb y tate que me encuentro con la noticia que a más de 30 años del crimen y ocultamiento, se celebrarán los funerales durante tres días de los muertos de Lonquén.

Por supuesto que sin participación del Sr. Presidente. El  caballero está, eso si, para la foto reclamando por los derechos humanos en Cuba. (Yo también, no crean que soy ciega) Pero para resolver un caso tan simple como este, NO. Ahora hay que ser sinceros, el antiguo gobierno estaba en todas las fotos, pero tampoco logró meter preso a ninguno de los implicados en este asunto.

Le aclaro que estos de los que hoy hablo, no tenían pistolas en las manos, no tiraron bombas, no se matricularon a nada violento, seguro que porque no los dejaron. Ah! eso si. Quiero pensar en mi gente como los que no se dejan, no como los que aguantan cualquier cosa.

Se sabe cómo, quién y dónde. Pero justo por ser de los primeros años de la dictadura, vale la amnistía.

La ley es la ley y siempre se ha sabido que está para que nosotros, los de acá la respetemos, los otros los de allá, no.

Que le doy a lo de siempre? si.

Y que conste que resistí calladita decir algo el día en que los argentinos conmemoraron, el 24 de marzo. Pero finalmente decidí, perderme, como siempre y una vez más la oportunidad de callarme.

Y lo que pienso hacer es homenajear a los desaparecidos argentinos y a los desaparecidos y muertos chilenos y uruguayos de una sola vez, poniéndoles una canción de Baglietto con letra de Benedetti y la noticia de que mañana se entierran a los muertos de los hornos de Lonquén.

Canté tantas veces esta canción… todavía soy capaz de cantarla y eso que hace 20 años que no la escuchaba:

Debe ser terrible para algunos saber que mientras los que nos acordamos estemos vivos, vamos a seguir preguntando dónde están y seguir pidiendo justicia. Y eso ya me pone feliz! Mira con que poco podemos molestar tanto!

No sé. Será que tengo trabajo de temporada. O será que va llegando la primavera… será que estoy un poco tímida o un poco cansada.

Será que tengo un par de libros que me leí- un libro precioso de una catalana que es entero un diálogo con su madre- y otros por leer, que me distráen… será que algunas de mis metas se empiezan a vislumbrar en el horizonte y ahora si que tengo que ponerme a trabajar… será que el terremoto en mi país me impuso un cambio de folio.

Será que hay mucho que hacer por casa.

No sé. Lo concreto es que no tengo ganas de escribir.

Y así lo dejo.

En cuanto se me pase empiezo de nuevo.

Gracias a todos los que llamaron, chatearon, ofrecieron teléfono, twitter y lo que pudieran para que me sintiera acompañada o informada, o las dos cosas.

Gracias a los amigos y la familia desde Chile que se reportaron via lo que pudieron y en menos de 24 horas, para que no tuviera que sufrir pensando si estarían bien, a pesar de que ellos estaban “en otra”.

Gracias a los que desde acá me llamaron y preguntaron.

Gracias a los chilenos o a los que tienen alguna relación lejana o cercana con Chile y que estando acá llamaron para contarme como les fue a los suyos y para compartir las ideas sobre el futuro de sus trabajos, de sus familias de sus vidas que en parte siempre están ligadas a lo que le pase a esa franja cada vez más estrecha de tierra.

La verdad es que al final de los finales lo único importante son los afectos y siempre una palabra, una mano ayudan.

Claro… si arreglan por fin el teléfono y puedo escuchar a mi gente tampoco estaría mal.

Gracias.