No sé. Será que tengo trabajo de temporada. O será que va llegando la primavera… será que estoy un poco tímida o un poco cansada.

Será que tengo un par de libros que me leí- un libro precioso de una catalana que es entero un diálogo con su madre- y otros por leer, que me distráen… será que algunas de mis metas se empiezan a vislumbrar en el horizonte y ahora si que tengo que ponerme a trabajar… será que el terremoto en mi país me impuso un cambio de folio.

Será que hay mucho que hacer por casa.

No sé. Lo concreto es que no tengo ganas de escribir.

Y así lo dejo.

En cuanto se me pase empiezo de nuevo.