Había una vez un uruguayo que trabajaba en publicidad, le dió por hacer un corto donde destrozaban Montevideo y ahora le pagan nosecuántosmillones pa’que vaya a Holliwood y haga como que destroza alguna ciudad de allá.

Que eso es cine, lo de destrozar por allá al sur, no es novedad y menos de cine.

Igual no me negarán que esta historia da gusto. Es mejor que la de Casciari incluso.

Ahora falta que a Junacho, Oz y/o Sonia los descubra alguien y nos hacemos todos millonarios… digo, famosos.

Acá dele pa leer la noticia en el País: X