Muchas veces no se entiende la actitud de dura desconfianza que los sudamericanos tenemos con la democracia estadounidense. Muchos amigos alemanes no creen simplemente que Estados Unidos sea “tan malo” como para temer lo que estén haciendo en Afganistán o en Haiti o lo que le espere a la pobre Cuba después de los hermanitos estos.

No entienden que uno no vea a Libia tan peligrosa, o mejor dicho a EEUU tan inocente. O que el de venezuela no, pero entonces QUÈ? estos otros defensores de la libertad?? De la libertad de qué?

Me acuerdo una vez de el profesor de Cs. politica para latinoamérica, explicandonos que a veces eran ridículas las acusaciones en contra de EEUU que hacíamos los sudamericanos: “cuentan que el embajador de EEUU en Stgo. le entregó armas a un militar para que matara a un político del gobierno de Allende… para qué necesita armas un militar!”

La duda de mi profesor es tan infantil que nunca se me olvidó. Conste que no respondí. Cuando yo ya ni respondo es porque ya le perdí todo respeto al interlocutor y ya no me entretiene siquiera. Si, me pasa. Lo siento.

Pero solo por eso, solo por eso acá va la noticia sobre la operación Condor.

Si quieren la mira, pero yo sé que uds. saben que no, la cosa no es tan fácil como esperar al llanero solitario para que nos salve, menos ahora que el chapulín colorado hace tiempo que se nos rajó.

AQUÌ los paladines de la democracia X

Y de ahí a la memoria histórica en Alemania o España, un paso.

Buchenwald o el Bosque de las Hayas