La clave, desgraciadamente a largo plazo, está en “la igualdad, la educación, la prevención, la concienciación y la implicación de la familia, los amigos y el entorno”, subraya Cazorla. Pero a las 42 mujeres que han muerto en lo que va de año probablemente nunca les explicaron, como a otras muchas, que el mayor riesgo potencial que tiene una mujer de morir asesinada no está en la calle, sino en su casa y a manos de su pareja.

Muchas veces nos trenzamos en la discución de la igualdad de género, pero pocas veces me he sentido más tocada que por esta simple constatación de que en España reconocen no saber por qué la violencia de género, no remite.
(Género- recordemos- porque lo que se espera de una noruega, de una china, de una chica de clase media y de una de clase “baja”, de una nacida el año 45 y de una nacida el 70 a los 15 años no es lo mismo, no fue lo mismo, y no será lo mismo. Y vale la reflexión para los chicos. El sexo no nos es pensable de modificar vía educación, el género si.)

Aquí el reportaje español, de un tema que vuelve y vuelve, y que vale para muchos otros países… un poco menos frívolo el asunto que lo de la vejez: Click
Algún día nos libraremos de este flagelo?