Siempre que escucho esta canción me río.
La cosa es que no me río de una manera fácil de explicar.
Pasan los años y se van arrumando más razones para reírme.

A ver.
Lo primero es reirme de que creo que es una especie de sueño masculino esto de “organizarse” y un sueño femenino lo de la pareja única. Creo, incluso, que un hombre tiene más recursos sicológicos para “encajar” una infidelidad de su mujer, o una “organización” de múltiples intereses, que nosotras las mujeres. Nosotras preferimos pasar de tan interesante experimento.

Cuando me río de la canción, me río también de la frescura de una generación que cuando descubrío esta diferencia (y la píldora), hasta la hizo canción! JUAS! Y además sé, que lo intentaron: vivir según el sueño.
Vivir en comunidad agregándole sexo, erotismo y/o amor para todos lados fue un soberano desasatre, no me lo nieguen.
Me hubieran preguntado. La poligamia ya es dificil de sobrellevar imagínense lo que deben haber sido esas comunidades!

Por algo se terminó imponiendo más bien la monogamia consecutiva. Menos complicada, más estable.

Dicen las malas lenguas que mi hermano le decía a su mujer (de entonces): “Es que yo soy muy lúdico.”
Mejor que decirle eso de que el “concepto de propiedad privada capitalista” no se debía aceptar en las relaciones personales, que debíamos ser libres… etc etc… Eros y Tánatos para los más freudianos, etc etc. Argumentos nunca faltaron. Siguen sin faltar, apuesto.
Pero en esa época eran realmente enternecedores.

Bueno, yo no soy de esa generación y si me hubiesen preguntado, yo les habría ahorrado el gasto y la desilución. Siempre he sido muy elemental y realista en lo de organizar grupos humanos.

Y me rio ahora de como Aute, el autor de la canción, va cambiando el curso de la divisa elegida para la negociación, que ahora si se llama así oficialmente, negociación, y se utiliza un mediador, realistas que nos pusimos en los 90tas.
Al inicio, Aute, quería cambiarle la mujer al amigo por dos de 15, aquí el 93 ya la cambiaba por dos de 20 y ahora ya no sé si la cambiará por dos de 30. Nos ponemos viejos y nuestros sueños también.

Hay quien de las veinteañeras no pasa, con Aute tengo mis dudas, porque a el, lo considero inteligente y no creo que quiera enrollarse con alguien con quien no tuviera qué decirse en las 23,5 horas del día que le sobran. Ni en canción.
Los hombres de esos años “emancipadores”, los 60tas y 70tas, querían ser entendidos. No le cantaban a la de 15. Aunque Polansky también es inteligente y de esa época, sin embargo…

Me sigo riéndo, porque finalmente, el tipo en la canción es el perdedor haciéndose el pillo. Me da risa pensar que hubo una época en que ser “sincero” era ir y relatar una infidelidad, o pretender vivir con mundos paralelos. JUAS! la inocencia de algunos.
Se olvidan que Shakespeare es un clásico. Como nuestros sentimientos.

Y finalmente, me da mucha risa que -en la canción- los dos amigos sean amigos, que el otro se ría, se ría de la canción que le están cantando.

Ojalá uno pudiera siempre hacerlo así, en este tipo de ocasiones usar una gracia para contar un desastre y cosechar sonrisas en vez de un puñetazo en el ojo.


Una de Dos
Luis E. Aute

No sabes el dilema que me creas
Pasar de todo y no decir ni mú
Por eso estoy aquí, Maldita sea
Plantando cara como harías tú.

Lo que sucede es que me he enamorado
Como el perfecto estúpido que soy
De la mujer que tienes a tu lado
Encájame el directo que te doy
Encájame el directo que te doy

Una de dos,
o me llevo esa mujer
O entre los tres nos organizamos
Si puede ser….

No creas que te estoy hablando en broma
Aunque es encantador verte reír
Porque estas cosas hay quien se las toma
a navajazos o como un fakir

Que aquí no hay ni desdémonas ni Otelos
Ni dramas mexicanos de Buñel
Recuerda que ese rollo de los celos
Llevó a Caín aquello con Abel
Llevó a Caín aquello con Abel

Una de dos, o me llevo esa mujer
O entre los tres nos organizamos
Si puede ser….

De que me sirve andarme con rodeos
A ti no puedo hacerte luz de gas
Esas maneras son para los féos
De espíritu y algunas cosas más

Que esa mujer me quiera no es tan raro
si piensas que a ti te quiere también
lo más terrible es que no ve muy claro
Pretende no perderse ningún tren
Pretende no perderse ningún tren

Una de dos, ……..

Una de dos,………

Una de dos,………