… un idioma que no es el tuyo.
Que ella no se enteró de nada porque el señor que inauguró la conferencia decidió que hablaría su propio idioma y no otro. La conferencia era de filosofía y el caballero no quiso hablar en inglés, el lo hizo en alemán. Ella piensa que quien pudiendo, aunque peor, mucho peor que el propio, no hable el idioma “común” esta mostrándose por su peor lado.
Yo respondo con mi opinión. Me lo permito, especialmente porque de ello y con ello vivo, del idioma extranjero, de hablarlo (el alemán) y de enseñarlo (el castellano).

Doy clases de español en una Universidad de ciencias aplicadas en Alemania: todas las carreras se pueden hacer desde el principio hasta el final en inglés. A veces tengo “extranjeros” en mis cursos a los que tengo la obligación de atender en inglés (“globish”, que le dicen, de ínfima calidad y que uso con alegría porque es practicar un idioma que me gusta mucho.)
Estudié también acá, en otra universidad, que permite hacer todos los trabajos finales en inglés o alemán y además asistí a seminarios (en los 90tas) de profesores invitados o a conferencias de profesores de esa universidad, en inglés. Cierto, los alemanes tienen un nivel de inglés envidiable.
La reforma que trajo el Bachelor a toda la UE trajo consigo la consecuencia de que el inglés es oficialmente la lengua de la universidad, algo a lo que los alemanes se adaptaron de inmediato, puesto que hasta los 60tas de alguna manera se conservaba la idea de que el idioma de la Universidad debía ser otro: en ese caso el latín, que se sigue enseñando en los colegios que conducen a la universidad- no todos lo hacen- por esta tradición de la que cuento. Haber tenido latín es prestigioso, símbolo de cultura.
Así las cosas, los alemanes fueron los primeros en aplicar la reforma del Bachelor y de los exámenes en inglés, dejando de lado un sistema distinto, y a mi modo de ver, mejor aunque muy lejos de la perfección. Lo hicieron por la “movilidad” que prometía el nuevo y que ellos, dentro de la EU, eran los que menos lo necesitaban.

Y que quiero decir con toda esta historia?
Que los alemanes que no hablan inglés en una conferencia de su propia rama, es porque han decidido protestar, es porque han decidido que entenderse de verdad en cuanto a lo que pienso y trabajo vale la pena, por lo menos, un traductor decente, que los hay.
En filosofía, me imagino una traducción de Habermas y de Marcuse, pero no tengo idea quién puede haber sido el genio que tradujo a Adorno, que existe y es necesario, pero su alemán, es inleíble, indescifrable … por lo menos para alguien que estudió otra rama de las Ciencias Humanas, distinta a filosofía, lo era. Había que tener ganas de leerlo y de entenderlo, y muchas.

Y cuál es mi opinión?
Yo creo que el idioma tiene distintas funciones y que el hablante culto debe tener conciencia de ellas, la comunicación es la principal, pero entender ideas complejas no siempre pasa por simplificarlas. Y que por eso mismo si alguien abre un ciclo de conferencias, lo mínimo es ponerle un traductor, si no, es como decirle: en general, me interesas, pero en detalle, la verdad lo dejamos para otro día. Si me dicen eso, pues les mando un par de libros autografiados y lo hacemos por videoconferencia que es más moderno aún!

Sale más barato que es, en el fondo, el real sentido del este asunto.

ps como dicen que dijo Piccaso a la señora que le confesó que no lo entendía: “el chino tb se aprende”
Y me refiero a una opinión en el muro de Roxana Kreimer, que es una “amiga de FB” llegada vía Duda Desnuda y que parece ser conocida en Argentina.