Escena del hogar uno
Lo veo aparecer, a mesié lö chiquitín, por el hueco de la escalera, justo debajo de los angelitos de la lámpara. Pasa frente a mi y me dice: “te quiero mucho.” Sigue hacia su pieza, supongo. Se devuelve: “y esta vez así no más, eh! No quiero nada. Es así nomás que lo digo.”
Si sé, le digo.
Sigue su camino.

Escena del hogar dos
No, si yo no soy purista… si yo me fui con la Guadalupe a tirarle agua bendita a la casa del ex, porque ¿qué daño le hace esa mujer a nadie??? Incluso pide cosas buenas para el tipo. Paz interior y tranquilidad.
Menos mal que el tipo no nos pilló. Me imagino la escenita, yo la Lupe y Hans con cara de … quién sabe qué cara. Nosotras bendecimos todo y nos fuimos.
Me da placer pensar que soy capaz de acompañar en esas cosas.

Igual ahora que llevo en auto a la Conchita, fue como mucho que me contara que su perro- en su casa, de sus padres en el sur del sur- la bendijo antes de que ella se viniera. Le respondí con un silencio más cargado que nube de nieve en febrero. Igual de hielo.
Y ni me molesta que le dé gracias al auto por traernos sanitas al trabajo, porque mi papá se encomendaba a la virgen antes de partir de viaje. El viejo eso si le quitaba todo pathos y no hacía participar a nadie de su cuento, simplemente evocaba a la virgen y listo.
Por eso, entiendo que uno dé las gracias por llegar entera.

Yo que hablaría con los muertos más seguido, yo que escucho mis sueños atentamente… pero no fuí capaz de aguantar que se ponga a hablar de que los alemanes son cuadrados para aprender, porque a lo mejor el tipo de la esquina puede ser, pero es que no estaba hablando de cualquiera ni en general, estaba hablando de chicos que serán organizados- no meto mi mano al fuego por esto- pero que si no tuvieran suficiente creatividad y flexibilidad mental no habrían hecho, justo esos de esa universidad, de este país el exportador de tecnología de punta y conocimiento científico que es. (Si, acá no construyen computadores o aplican una operación de transplante de médula espinal, o contruyen un auto o compran un satélite, o aprenden de la evolución de las especies, acá inventan, diseñan, discuten corrigen errores construyen y venden lo que aprenden)
Entonces me parece patética la mina esta, patético que le aplique el mismo criterio a gente con educación (alemana) y a gente de la calle (alemana).
En fin, que como la noto molesta y eso, le pregunto a Mesié si el encuentra que soy arrogante en mis actitudes, porque yo creo que se me nota que la encuentro tonta.

Mesié lo piensa- como siempre que nos tomamos en serio lo que el otro preguntó- y me dice, que no cree.

Le explico, lo del perro y mi silencio, lo de los alumnos alemanes y mi silencio… cuando no somos amigas yo prefiero callarme… aunque sé que digo con esto mucho…también le agrego que se da un rodeo para no tener que bajar escaleras que la obligarían a levantar la maleta con material de clases que lleva… y que yo pienso: cero espíritu deportivo. Yo cargo mochila, no quiero parecer vieja con carrito… aún. Además es bueno cargar, si está bien repartido ayuda a la musculatura…
Mesié me convence y yo llego a la conclusión de que no, no soy agradable, ni dulce, pero no soy arrogante, aunque tal vez lo parezca, pero si la encuentro TONTA COMO UNA PIEDRA, no es porque ella lo sea. Yo no soy arrogante, como ella no es tonta, lo que somos es incompatibles. Nunca seremos íntimas.
Yo la seguiré llevando en mi auto, por solidaridad femenina, de extranjeras y porque trato a otro como me gustaría a mi que me trataran.
Ser colegas no es malo.
Amigas no lo vamos a lograr.
Es bueno tener la mirada de Mesié y de mesié