La cesantía juvenil es crónica en España, la cesantía actual es un espanto. ¿Qué producen? Servicios. 60 % del PBI lo forman turismo y construcción. El problema de la formación profesional también es crónico. La crisis tendrá raíces coyunturales, los problemas son de antes. Imaginarse un futuro es obligación de la política. Ahí tienen a los ciudadanos.

¿Queríamos que despertaran?: ahí tienen. ¿Queríamos que no fuera un incendio, cómo en Grecia? ahí tienen, ni los chicos en La Puerta del Sol en Madrid, ni los viejos que lentamente se les unen, son “violentos”.
Ahora, ¿a quién votar? El PP ofrece lo de siempre: acortar las prestaciones sociales. No lo hace ni la Merkel, es decir, la derecha alemana, que las amplió incluso por la crisis a la subvención de los puestos de trabajo, y estos vienen con más de lo mismo.
Y ¿el PSOE? esos las acortan desde ya, austeridad, les exigen desde el centro. Y no es que ellos hayan estado atiborrados por alternativas. Sin trabajo no hay impuestos, sin impuestos no hay dinero en el estado y este no tiene que repartir. Fácil.

Un país aguanta mucho, si cree que lo que viene es el futuro mejor. Hay ejemplos. Pero ahora ya saben que papel juegan en la UE y con que ayudas, pero también con que directrices tienen que vivir.
¿Qué es lo que la UE espera desarrollar en esas economías? La relación de interdependencia está dada y no se va a romper tan fácilmente, aunque se esté a punto de suspender los tratados que abrieron las fronteras -Schengen- por ejemplo, porque algunos países dicen no querer la posible carga de los inmigrantes que entran por Lampedusa.

Se le presta dinero a Grecia y a otros miembros de la unión como España esperando, no que lo devuelvan algún día, si no que compren a los que están produciendo y se mantenga el sistema. Eso tb es una manera de subvención. Subvencionar no es el problema, nunca lo ha sido.

La pregunta es: ¿para dónde vamos en Europa? Se empieza a hablar de las deudas impagables de las economiías PIGS: Portugal, Irlanda, Grecia y España, pero todavía no se habla de una reforma de las estructuras de producción que afectaría a toda Europa y que replantearían democráticamente QUÈ quieren SER estos países. No se habla de futuro.
Y eso es lo que la gente en la calle les está pidiendo, no quieren seguir eternamente esperando puestos de trabajo que les permitan irse de la casa paterna por fin y formar una familia propia, por ejemplo, no quieren tampoco que cualificarse o no, dé lo mismo, y menos quieren la precaridad laboral de los contratos temporales, porque tener planes va de la mano con saber que los puedes financiar y no con créditos coyunturalmente buenos, si no con estabilidad del sistema.

Lo más increíble para mi es que saltarán desde aquellos que hacen un discurso progresista y actúan conservadoramente en economía -que las reformas al matrimonio por ejemplo, no pueden ser llamadas conservadoras- el PSOE, a otros que siguen con el discurso añejo de la “libertad” y piensan en la reducción de todo menos la de sus sueldos y ganancias, el PP. Eso dicen las encuestas hasta ahora.
Y ¿qué dice IU? ¿Existen? ¿Por qué no le importa a nadie que existan? Parece que un sistema de partidos reducido no es tan moderno e ideal como se pensaba. ¿Y los nacionalistas? ¿Es el momento de las autonomías?

Otros problemas hay, pero se podría empezar por ahí, digo yo.
Disculpen los amigos españoles, pero llevo 3 semestres hablándo por ahí de Europa y los españoles, y lo siento, pero esta debacle se veía venir. Si no fuera porque afecta a tanto ser humano, primaría en mi la curiosidad por saber qué va a pasar y me sentaría a mirar desde mi cómodo sillón alemán.