You are currently browsing the category archive for the ‘costumbres y otros desagrados’ category.

Soy chilena y vivo en Alemania, mi sincero deseo es que los crimenes a la humanidad no queden impunes para poder creer que la humanidad existe.

Creo que estoy con la Sra. Knaul, relatora especial de la ONU sobre la independencia de jueces y abogados, y creo que el principal problema de la condena por prevaricación a Garzón y de la forma en que se hizo, no es la consideración de que el derecho de privacidad de las conversaciones de los abogados y los malos, los corruptos, los nefastos, también debe ser respetado, ni toda la reflexión sobre qué se debe permitir al perseguir el crimen y dónde está el límite de un sistema judicial, si no, si esta condena significa el fin práctico de un juicio a los crímenes de una dictadura como lo fue el régimen de Franco.

Como en Chile, en España se permitió la falta de condena moral al franquismo, entre otras condenas que faltaron. Como en Chile se permitió que los años pasaran y no fuera acuerdo social el repudio a la dictadura. A la dictadura de Franco se le llama en libros oficiales de historia “gobierno autoritario” por la real academia de la historia, como en Chile al bando contrario, se le encuentran pecados, como si al hacerlo se pudieran entender los revanchismos y la inhumanidad del vencedor perfectamente. Demasiadas cosas se repiten, como en Chile. Como en Chile un período de bonanza de la economía les dió la ilusión de ¿estabilidad?, ¿de paz?, ¿los jovenes creyeron que no era con ellos lo de la historia reciente? Silencio.

El miedo al conflicto inicial que lo destruyó todo los llevó a quemar en sacrificio a personas, familias e historias en los altares de un dios falso, porque la paz construida sobre el dolor ajeno -y propio- no es paz, es pausa.

Los chilenos quieren ser comparados con los españoles, pero estoy segura que a los españoles no les gustará mirarse en el espejo de la democracia chilena. Deberían.
No, no somos lo mismo, en Chile hubo una guerrilla y una protesta constante, en España una guerra civil. En España hubo una Unión Europea y en Chile no. Sin embargo, es interesante ver como lo moral existe, como la moral existe y es dura y se da alambicada en casos como este pero es justo donde nos damos con la cabeza.

El liberalismo como padre de los derechos individuales, se yergue en contra del derecho de “un grupo” de ciudadanos españoles para así acallarlos en masa en su petición de justicia, colectiva: los muertos son los contrarios, los del otro lado, esos son los muertos debajo de las veredas.

Pero es una crisis, y parafraseando a los mismos liberales: una crisis es siempre una oportunidad.

No solo los derechos individuales de los acusados de corrupción pueden ser defendidos, sería el momento de poner cada cosa en su lugar, y escuchar a las víctimas y dar justicia. Y ahí si, como me gustaría que en ese punto Chile se volviera a parecer a España y cuando se hablara de la “transición a la española” de países como Chile, no tuviera que explicarle a mi hijo que es siempre el que gana el que escribe la historia, si no que la verdad finalmente siempre sale a la luz o alguna otra cosa que tenga que ver con que la humanidad es posible, en los derechos individuales y en los de los pueblos, y que en ese marco vivimos.

A ver que pasa ahora, pero comparto la visión de la Sra. Knaul,observadora de las ONU, el asunto es complejo, exactamente como lo es un conflicto que persiste en la historia de un país.

http://noticias.terra.com.co/internacional/relatora-de-la-onu-afirma-que-la-condena-al-juez-garzon-parece-una-venganza,bc6a0714f9865310VgnVCM20000099f154d0RCRD.html

Y la mayoría de estas historias son de la guerra. Y no me salgan con que los del otro bando también sufrieron, porque a parte de la legitimidad, de haber impuesto una dictadura también está simplemente el derecho a enterrar tus muertos. Hasta las guerras tienen sus reglas.

Anuncios

… un idioma que no es el tuyo.
Que ella no se enteró de nada porque el señor que inauguró la conferencia decidió que hablaría su propio idioma y no otro. La conferencia era de filosofía y el caballero no quiso hablar en inglés, el lo hizo en alemán. Ella piensa que quien pudiendo, aunque peor, mucho peor que el propio, no hable el idioma “común” esta mostrándose por su peor lado.
Yo respondo con mi opinión. Me lo permito, especialmente porque de ello y con ello vivo, del idioma extranjero, de hablarlo (el alemán) y de enseñarlo (el castellano).

Doy clases de español en una Universidad de ciencias aplicadas en Alemania: todas las carreras se pueden hacer desde el principio hasta el final en inglés. A veces tengo “extranjeros” en mis cursos a los que tengo la obligación de atender en inglés (“globish”, que le dicen, de ínfima calidad y que uso con alegría porque es practicar un idioma que me gusta mucho.)
Estudié también acá, en otra universidad, que permite hacer todos los trabajos finales en inglés o alemán y además asistí a seminarios (en los 90tas) de profesores invitados o a conferencias de profesores de esa universidad, en inglés. Cierto, los alemanes tienen un nivel de inglés envidiable.
La reforma que trajo el Bachelor a toda la UE trajo consigo la consecuencia de que el inglés es oficialmente la lengua de la universidad, algo a lo que los alemanes se adaptaron de inmediato, puesto que hasta los 60tas de alguna manera se conservaba la idea de que el idioma de la Universidad debía ser otro: en ese caso el latín, que se sigue enseñando en los colegios que conducen a la universidad- no todos lo hacen- por esta tradición de la que cuento. Haber tenido latín es prestigioso, símbolo de cultura.
Así las cosas, los alemanes fueron los primeros en aplicar la reforma del Bachelor y de los exámenes en inglés, dejando de lado un sistema distinto, y a mi modo de ver, mejor aunque muy lejos de la perfección. Lo hicieron por la “movilidad” que prometía el nuevo y que ellos, dentro de la EU, eran los que menos lo necesitaban.

Y que quiero decir con toda esta historia?
Que los alemanes que no hablan inglés en una conferencia de su propia rama, es porque han decidido protestar, es porque han decidido que entenderse de verdad en cuanto a lo que pienso y trabajo vale la pena, por lo menos, un traductor decente, que los hay.
En filosofía, me imagino una traducción de Habermas y de Marcuse, pero no tengo idea quién puede haber sido el genio que tradujo a Adorno, que existe y es necesario, pero su alemán, es inleíble, indescifrable … por lo menos para alguien que estudió otra rama de las Ciencias Humanas, distinta a filosofía, lo era. Había que tener ganas de leerlo y de entenderlo, y muchas.

Y cuál es mi opinión?
Yo creo que el idioma tiene distintas funciones y que el hablante culto debe tener conciencia de ellas, la comunicación es la principal, pero entender ideas complejas no siempre pasa por simplificarlas. Y que por eso mismo si alguien abre un ciclo de conferencias, lo mínimo es ponerle un traductor, si no, es como decirle: en general, me interesas, pero en detalle, la verdad lo dejamos para otro día. Si me dicen eso, pues les mando un par de libros autografiados y lo hacemos por videoconferencia que es más moderno aún!

Sale más barato que es, en el fondo, el real sentido del este asunto.

ps como dicen que dijo Piccaso a la señora que le confesó que no lo entendía: “el chino tb se aprende”
Y me refiero a una opinión en el muro de Roxana Kreimer, que es una “amiga de FB” llegada vía Duda Desnuda y que parece ser conocida en Argentina.

Siempre que escucho esta canción me río.
La cosa es que no me río de una manera fácil de explicar.
Pasan los años y se van arrumando más razones para reírme.

A ver.
Lo primero es reirme de que creo que es una especie de sueño masculino esto de “organizarse” y un sueño femenino lo de la pareja única. Creo, incluso, que un hombre tiene más recursos sicológicos para “encajar” una infidelidad de su mujer, o una “organización” de múltiples intereses, que nosotras las mujeres. Nosotras preferimos pasar de tan interesante experimento.

Cuando me río de la canción, me río también de la frescura de una generación que cuando descubrío esta diferencia (y la píldora), hasta la hizo canción! JUAS! Y además sé, que lo intentaron: vivir según el sueño.
Vivir en comunidad agregándole sexo, erotismo y/o amor para todos lados fue un soberano desasatre, no me lo nieguen.
Me hubieran preguntado. La poligamia ya es dificil de sobrellevar imagínense lo que deben haber sido esas comunidades!

Por algo se terminó imponiendo más bien la monogamia consecutiva. Menos complicada, más estable.

Dicen las malas lenguas que mi hermano le decía a su mujer (de entonces): “Es que yo soy muy lúdico.”
Mejor que decirle eso de que el “concepto de propiedad privada capitalista” no se debía aceptar en las relaciones personales, que debíamos ser libres… etc etc… Eros y Tánatos para los más freudianos, etc etc. Argumentos nunca faltaron. Siguen sin faltar, apuesto.
Pero en esa época eran realmente enternecedores.

Bueno, yo no soy de esa generación y si me hubiesen preguntado, yo les habría ahorrado el gasto y la desilución. Siempre he sido muy elemental y realista en lo de organizar grupos humanos.

Y me rio ahora de como Aute, el autor de la canción, va cambiando el curso de la divisa elegida para la negociación, que ahora si se llama así oficialmente, negociación, y se utiliza un mediador, realistas que nos pusimos en los 90tas.
Al inicio, Aute, quería cambiarle la mujer al amigo por dos de 15, aquí el 93 ya la cambiaba por dos de 20 y ahora ya no sé si la cambiará por dos de 30. Nos ponemos viejos y nuestros sueños también.

Hay quien de las veinteañeras no pasa, con Aute tengo mis dudas, porque a el, lo considero inteligente y no creo que quiera enrollarse con alguien con quien no tuviera qué decirse en las 23,5 horas del día que le sobran. Ni en canción.
Los hombres de esos años “emancipadores”, los 60tas y 70tas, querían ser entendidos. No le cantaban a la de 15. Aunque Polansky también es inteligente y de esa época, sin embargo…

Me sigo riéndo, porque finalmente, el tipo en la canción es el perdedor haciéndose el pillo. Me da risa pensar que hubo una época en que ser “sincero” era ir y relatar una infidelidad, o pretender vivir con mundos paralelos. JUAS! la inocencia de algunos.
Se olvidan que Shakespeare es un clásico. Como nuestros sentimientos.

Y finalmente, me da mucha risa que -en la canción- los dos amigos sean amigos, que el otro se ría, se ría de la canción que le están cantando.

Ojalá uno pudiera siempre hacerlo así, en este tipo de ocasiones usar una gracia para contar un desastre y cosechar sonrisas en vez de un puñetazo en el ojo.


Lee el resto de esta entrada »

Y si una se queja es porque hay que moverse en alguna dirección.
Digo, porque está muy bien describir y mirar y analizar y darle a un tema, pero en algún punto y para alguna parte hay que partir y para algún lado.
Yo y mi manía de querer entender. Yo y mi manía de buscarle el cuesco a la breva. Yo y mi manía de creer que mirar la realidad y nombrarla, es etapa uno de algo que no sé a donde va. Cuál es etapa dos?

Fui a comprarle calzoncillos al Adri que crece sólo para arriba y yo siempre atrasada con la novedad. No es fácil, porque para los lados no crece y ya llegó el momento de respetarle, aún más, que no se quiera mostrar con cosas que le quedan como poncho. A los niños hay que escucharlos, acompañarlos y dejarlos que decidan ellos cuáles van a ser sus peleas. Me digo. A veces nuestras luchas no son las de ellos. Hay que aprender a renunciar pedirles que inviertan energías en cosas que no son sus peleas. Y apoyarlos en las que si lo son.
El flaco es perfecto, se lo tengo dicho, pero el flaco está hasta el mote con que la ropa le quede ancha, no quiere ser el rarito del curso. Los calzoncillos deben ser blancos, me dijo. Nada de autitos, ni esas cosas, aunque sean los más económicos y los mejores del mercado el los quiere blancos.
No es fácil, me demoro buscando.

Y en eso aparece una mujer en la misma, buscando, pero con niñita. Estamos todavía en la sección de niños. Hasta el metro y 70 cm vamos a seguir aquí.
Es un almacén grande y con nivel.

Ella y yo absortas en la búsqueda de la ropa interior de niños.

La niña viene y va. Tendrá 10 o algo así.

En una de sus vueltas le pregunta: „Mamá por qué no hay hombres vendedores acá? Todas son mujeres.“

La madre no se detiene, sigue buscando entre las camisetas, le contesta al paso: „Será que las mujeres son mejores con las cosas de niños…“

Yo la escucho y lo pienso. Quién será la primera/o en decirle la verdad? Cuál es la verdad, verdadera en este primer mundo? Es necesario decirlo?

Yo conozco esa casa de ventas desde hace 22 años. Conozco al personal, sé quién es quién.
Las estadísticas también las conozco y de vivir, he vivido.

No me callo y aparezco desde detrás de los calzoncillos: „No hay hombres porque las vendedoras no están bien pagadas, no se mantiene una familia con sueldo de vendedora. Y si, si hay un vendedor aquí, pero él es el jefe de las vendedoras.“

A ver que dice mi colega, pienso, ya cerrando el pico.
Mi colega, se queda pensando y me dice con una camiseta en la mano: „si… cierto… pero también nos consideran mejores para los niños… no?“ Con tono de disculpa y oferta.

„Si, claro“, le contesto,“pero si su hija quiere ser vendedora, que por lo menos aspire a jefa.“

„Cierto, eso es verdad.“

En eso quedamos.

Nuestros hijos son nuestras mejores poesías, son un canto personal a la vida, y así habría que tratarlos.
Que tengas suerte chiquita! Te lo deseo de todo corazón.

Un Fantasma recorre Europa, o mejor dicho unA fantasma. Les explico porque no tiene sentido hablar aquí de EL fantasma, la historia es así:

Primero está la presión sobre el sistema de salud y de seguridad social de hacerse cargo de los mayores, cuyos hijos y parientes viven lejos o trabajan, o viven su vida de tal manera que la convivencia entre jóvenes y viejos ya no es la norma.
Y aunque las hijas o esposas o nietas, o nueras siguen asumiendo el cuidado de niños y viejos, simplemente estas ya no son suficientes. O ya no quieren.

El sistema decide una cierta política con conciencia: quedarse quieto mirando, porque otra cosa saldría muy cara. Así, el fenómeno deja de ser un destino individual, para convertirse en un problema social.

Oficialmente Alemania trata de que las mujeres alemanas ocupen ese “puesto de trabajo” y decidió distintos estímulos para aquellas que suspendan su vida laboral para cuidar a sus viejos. Se puede pedir una ayuda como si se tratase de un „posnatal“ que así vendría a ser un „premortal“. Por supuesto que no se orienta a la posibilidad de que lo haga un hombre con su madre, tía, padre, etc. Y así se define el nivel y forma de esta ayuda, es una ayuda y no un reconocimiento al trabajo que significa.
Los hombres ganan más, si se pone a cuidar a su mamá se pierde el sueldo, que la cuide la señora, la hija, la hermana, la tía, LA. Y si estas no pueden o no quieren? Y si ganan lo suficiente para no querer dejar el trabajo?

Aquí es donde entran las polacAs y las rumanAs.
Lee el resto de esta entrada »

Anuncios