You are currently browsing the category archive for the ‘nostalgia & co.’ category.

Irse a vivir juntos es una fiesta.

Cuando dos se quieren.

Yo t’hei dicho nos casimos,
vos diciendo que tal vez;
sería bueno que probimos
m’a ver eso qué tal es.

Te propongo sirviñaco,
si tus tatas dan lugar
p’a l’alzada del tabaco
vámonos a trabajar.

T’hei comprarollita nueva,
en la feria ‘e Sumalao,
es cuestión de hacer la prueba
de vivirnos amañaos.

Y si tus tatas se enteran,
ya tendrán consolación,
que todas las cosas tienen
con el tiempo la ocasión.

Y si Dios nos da un changuito
a mí no me ha de faltar
voluntad pa andar juntitos
ni valor p’a trabajar.

Te propongo como seña
pa’ saber si me querís
cuando vas a juntar leña
sílbame como perdiz.

Lee el resto de esta entrada »

En la cabeza, adentro, asaltantes.

Si les das la oportunidad caen sobre ti.

Uno de ellos es la idea expresada en un poema por un médico afgano, que alguien de algún círculo literario de médicos decidió publicar en un librito verde oscuro que alguna vez me encontró.

Le dice en el poema a su madre que él siempre está atento a que ella no descubra como él va perdiendo alguna de las joyas que son las palabras de su lengua materna y que ella le confió.

Hoy, en clases, descubrí que no me acordaba de la palabra comillas.

Caminaban tomados de la mano, ella a los saltitos y él a los trancos, tan largos como sus piernas se los permitieran. Era un juego, esto de ir así.

De pronto el le apretaba la mano y levantando un poco la rodilla le golpeaba el dorso contra el muslo. Ella se sorprendía y le daba risa. La próxima vez no me sorprendes, pensaba, pero lo volvía a hacer y el resultado era el mismo. Se volvían a reír.

La calle de un barrio de Ñuñoa, y sus casas unifamiliares de dos pisos con sus jardines permiten un paseo por la vereda, y sin embargo, ellos caminaban por la mitad de ella, sabiendo que a esas horas no pasaban autos. Era en los atardeceres de principios de los 70tas.

Las primeras estrellas aparecen y ellos las miran, anochece. A pesar del alumbrado público, no solo brillan las estrellas, sino que además se les puede ver en sus distintos colores.

“¿Ves esa roja? Allí se fabrica el helado de fresa.”

“Y en la verde? – le pregunta, divertida.”

“Mmmmh…en la verde… ¡jalea de limón verde!”

Ella quiere seguir preguntando, pero la Madre que va tras ellos con su tía, dice algo y él se gira a escuchar y este mundo vuelve a ser de los adultos, hasta que 10 o 20 años más tarde se vuelva a preguntar por qué de todas las tarde con su padre esa fue la que eligió para recordarlo.

Parte de la banda sonora de mis 80tas, justo en la época en que nada daba para más y estabamos seguros que esto cambiaba señores! … aunque al final solo fueran los peinados y la rayita en el párpado inferior el único aporte a la humanidad que lograramos hacer.

Claro que me acuerdo!

The Cure – In Between Days

yesterday I got so old
I felt like I could die
yesterday I got so old
it made me want to cry
go on go on
just walk away
go on go on
your choice is made
go on go on
and disappear
go on go on
away from here

and I know I was wrong
when I said it was true
that it couldn’t be me and be her
inbetween without you
without you

yesterday I got so scared
I shivered like a child
yesterday away from you
it froze me deep inside
come back come back
don’t walk away
come back come back
come back today
come back come back
why can’t you see?
come back come back
come back to me

and I know I was wrong
when I said it was true
that it couldn’t be me and be her
inbetween without you
without you

Mi sobrino decía, en los 80tas, que siempre que la fiesta amenazaba con ponerse aburrida, había que poner a Bob Marley y listo.. vamos a ver…

La lista de la música de mi última fiesta en Santiago fué más o menos así: Bob Marley, Nina Hagen, the Cure, Soda, los prisioneros, Art of Noise, Celia Cruz, Ruben Blades, Flairck, Charly… que cosas! hasta en esto era/soy un conglomerado de cosas que no juntan ni pegan. Sigo igual.

Como algunos de mis lectores se dormirían hasta con Marley, intento por el otro lado:

Y como no se trata de solo (intentar) darle en el gusto  al lector, y que me digan machista, le hago un guiño complice a Adriana y pongo a Blades. De yapa, con Willy Colón – como pa’equilibrar lo de “New York” de la Hagen- va “Plástico” de los chiquillos estos.

El que no baila ahora es porque ya no tiene vuelta. He dicho.