Adrián me hace escuchar una banda de … de… será rap (?) …y me dice que la canción se llama “so geil…” O sea, “tan calieeente..”, o “tan cachoooondo”… o… bue, ya entienden.

Lo miro y sin horrorizarme le digo yo a el: y si, los que vienen llegando a la sexualidad necesitan decir cosas así. Tiene morbo, produce excitación. Cuando uno todavía no ha iniciado plenamente su vida sexual, está bien que sea así, lo entiendo. Escucha no más tus cosas. Es una manera de romper el hielo con el tema.

Me mira con cara de desprecio y de “pobre, está más pasada que el mp4 después de la salida al mercado de los smartphon…”

Pérate, pienso, y le suelto: Mira, te doy un ejemplo, apuesto que te agarra el ataque de risa si te digo, culo, poto, testículo, concha, vagiiiinaaaa ¡eah! ¡eah!. ¿Y? ¿Viste que te agarra la risa? Así funciona la canción esa.

Le agarra la risa adolescente. También que acompañé el discurso con bailes ad hoc. Movimiento de manos incluidos.

Es así no más, le agrego. Cuando ya estés bien en la vida sexual no será más gracioso. Aprovecha.

Bueno, y están, claro, los que con eso hacen buena música.

Se ríe y agrega: … pero estos no,mamá, son malos, son así no más… divertidos…

Y va saliendo a casa del vecino, se sigue riéndo para adentro, por eso lo paro y le agrego: piensa si le cuentas a tu amigo lo que dice tu mamá, porque es probable que no sea tan gracioso si no soy yo quién lo dice y además sin baile…

Sale con una bolsa de legos por esa puerta que aún están mirando mis ojos.

Fin… por ahora.

Soy chilena y vivo en Alemania, mi sincero deseo es que los crimenes a la humanidad no queden impunes para poder creer que la humanidad existe.

Creo que estoy con la Sra. Knaul, relatora especial de la ONU sobre la independencia de jueces y abogados, y creo que el principal problema de la condena por prevaricación a Garzón y de la forma en que se hizo, no es la consideración de que el derecho de privacidad de las conversaciones de los abogados y los malos, los corruptos, los nefastos, también debe ser respetado, ni toda la reflexión sobre qué se debe permitir al perseguir el crimen y dónde está el límite de un sistema judicial, si no, si esta condena significa el fin práctico de un juicio a los crímenes de una dictadura como lo fue el régimen de Franco.

Como en Chile, en España se permitió la falta de condena moral al franquismo, entre otras condenas que faltaron. Como en Chile se permitió que los años pasaran y no fuera acuerdo social el repudio a la dictadura. A la dictadura de Franco se le llama en libros oficiales de historia “gobierno autoritario” por la real academia de la historia, como en Chile al bando contrario, se le encuentran pecados, como si al hacerlo se pudieran entender los revanchismos y la inhumanidad del vencedor perfectamente. Demasiadas cosas se repiten, como en Chile. Como en Chile un período de bonanza de la economía les dió la ilusión de ¿estabilidad?, ¿de paz?, ¿los jovenes creyeron que no era con ellos lo de la historia reciente? Silencio.

El miedo al conflicto inicial que lo destruyó todo los llevó a quemar en sacrificio a personas, familias e historias en los altares de un dios falso, porque la paz construida sobre el dolor ajeno -y propio- no es paz, es pausa.

Los chilenos quieren ser comparados con los españoles, pero estoy segura que a los españoles no les gustará mirarse en el espejo de la democracia chilena. Deberían.
No, no somos lo mismo, en Chile hubo una guerrilla y una protesta constante, en España una guerra civil. En España hubo una Unión Europea y en Chile no. Sin embargo, es interesante ver como lo moral existe, como la moral existe y es dura y se da alambicada en casos como este pero es justo donde nos damos con la cabeza.

El liberalismo como padre de los derechos individuales, se yergue en contra del derecho de “un grupo” de ciudadanos españoles para así acallarlos en masa en su petición de justicia, colectiva: los muertos son los contrarios, los del otro lado, esos son los muertos debajo de las veredas.

Pero es una crisis, y parafraseando a los mismos liberales: una crisis es siempre una oportunidad.

No solo los derechos individuales de los acusados de corrupción pueden ser defendidos, sería el momento de poner cada cosa en su lugar, y escuchar a las víctimas y dar justicia. Y ahí si, como me gustaría que en ese punto Chile se volviera a parecer a España y cuando se hablara de la “transición a la española” de países como Chile, no tuviera que explicarle a mi hijo que es siempre el que gana el que escribe la historia, si no que la verdad finalmente siempre sale a la luz o alguna otra cosa que tenga que ver con que la humanidad es posible, en los derechos individuales y en los de los pueblos, y que en ese marco vivimos.

A ver que pasa ahora, pero comparto la visión de la Sra. Knaul,observadora de las ONU, el asunto es complejo, exactamente como lo es un conflicto que persiste en la historia de un país.

http://noticias.terra.com.co/internacional/relatora-de-la-onu-afirma-que-la-condena-al-juez-garzon-parece-una-venganza,bc6a0714f9865310VgnVCM20000099f154d0RCRD.html

Y la mayoría de estas historias son de la guerra. Y no me salgan con que los del otro bando también sufrieron, porque a parte de la legitimidad, de haber impuesto una dictadura también está simplemente el derecho a enterrar tus muertos. Hasta las guerras tienen sus reglas.

Reconozco que yo desde antes de leerlo ya estaba en contra. No me pregunten por qué… algo no me cuadraba con este caballero.
Acabo de ir al baño y allí hay libros que he recogido en la calle, porque acá en este barrio hay varios vecinos que dejan libros en cajas para quien los quiera tomar y yo los recojo, algunos claro, y los pongo en el baño.
Digo, que acabo de ir al baño y allí estaba esperándome Milan Kundera y la escena en que Lena llega a Praga y se acuesta con Tomas. Llega convencida de que es el hombre de su vida y según Kundera grita como loca y hace una descripción exácta del significado de ese grito, que yo espero que el personaje, Tomas, haya leído porque si no… no habría historia porque el tipo habría salido arrancando a perderse… mira que una mina que se manda un grito en el “acto” o está loca … bueno, o ¡es la Binoche!!! juajajaa

Todo me recuerda la escena aquella en “Por quién doblan las campanas”, cuando después de leerme, “París era una fiesta”, “Las cumbres del Kilimanyaro” -o así, ¡fué hace tantos milenios!- y otras cosas de Hemingway que mi papá tenía entre sus libros, decidí que no soportaba la manera de escribir sobre los sentimientos de las mujeres y la sexualidad de este caballero. O sea que premio Nobel y a mi me parecía un superficial.
Yo tenía, a lo mejor 12 y ya sabía que por ahí no andaba la cosa y este señor no. Mmmh… también que en la sexualidad vale más que en muchas otras cosas lo de en gustos no hay nada escrito. Pero yo no le creo la escena y ya. Y eso molesta. No creerle al autor la escena es fregado, no se puede seguir leyendo relajada.

Kundera escribe como Hemingway.
Si no me creen vayan y léanse la escena cuando María se acuesta debajo de un árbol con el partisano gringo, que ya no me acuerdo como se llama, y se le remueve el piso y el cielo… juajajajaaaaaaaaaaaaa… de solo volverlo a pensar me da el ataque de risa. Y eso que el ambiente es la guerra civil española y no es de risa.

Otro que habla así de sexualidad -de mujeres- es Coelho!! Si no me creen léanse esa novela que se llama 10 segundos, o 20 segundos o algo así, que es lo que se demora él y dice que es promedio, en aquello.

No si, esta pasada por el baño me hizo estupendamente, mira las reflexiones que me inspiró. Las siete de la mañana y ya empecé alegando.

De pronto me pregunto si hay mujeres que escriban sobre la sexualidad masculina con la convicción que estos tres caballeros lo hacen. Creo que me gustaría leerlas.
No recuerdo escenas sexuales-amorosas de la Lessing o de la Atkins, por ponerle algunas que tengo aquí a mano. No me nombren a la Belli que casi morí de vergüenza cuando leí su biografía y aguanté que cada segunda página asegurara su condición racial de blanca y su muy acomodado origen social… ¿podrá esta chica escribir de sexo desde otra prespectiva que no sea la obvia? A parte que si ella es blanca yo soy escandinava, pero eso ya es otro tema y que cada cuál crea lo que quiera, no más que no me lo repita mucho que me duermo.

Y seguí pensando, que tengo claro las escenas de amor y sexo que me dan vergüenza ajena, pero ¿y las que encuentro lindas?
Porque me vienen a la mente muchas, que están muy bien escrita, pero no es “bello” el momento que describen. Por ejemplo, pienso en el momento absolutamete magistral y perverso descrito por Vargas Llosa cuando la madrastra es seducida por su hijastro. Horror, y pieza maestra de la literatura.

También reconozco que para entender a Anna Karenina tuvieron que pasar años y yo sentir la fuerza tremenda de la sociedad cuando te presiona en el molde que te tiene preparado, la tristeza de no poder hacer que te vean sin prejuicio, para que yo pudiera entender que todo sucede en “Ana Karenina” en un marco histórico y social, y que no es que la tipa sea estúpida, y Tolstói no tenga idea de mujeres.*
Una chica de 15, como era yo al momento de su lectura, no entiende aún que no todas las puertas están abiertas para ella, ni que el mundo esá allí para ser cambiado a nuestra personal y santa voluntad.
Y ¿Qué tendrá que pasar para que yo encuentre a Kundera maravilloso? ¡O por lo menos a Hemingway!

Como decidí ser positiva en esta vida, me voy a pensar cuáles son las escenas de amor y sexo que me han dicho algo, que yo considero, están bien escritas que me hayan emocionado. A ver, tengo curiosidad.
Me voy a pensar.

*Ojo que este año salieron las cartas entre Tolstói y su mujer y parece que tampoco es que supiera mucho.

Es siempre bueno cuando alguien tiene la capacidad y organiza los datos. Te pone en perspectiva y te recuerda que ni estás solo, ni dejas de tener sentido en el vaivén de la historia.
Uno (y una) cumple con lo que le toca y la historia sigue.
Una queda en paz si responde.
Ni el voluntarismo en la interpretación, ni el fatalismo de los derrotados, simplemente vayámonos poniendo dentro de la historia.
¡A ver! ¡todos organizándose!! Que la única vida que tenemos es esta y hace rato que nos están esperando. Cada cuál sabe donde le toca estar.

http://es.wikipedia.org/wiki/Gabriel_Salazar

Parto a la playa a las 8 y media de la mañana.
Por fin lo logré.
Hasta ahora me costaba dejar a los chicos solos y dormidos.
Mesié, en cambio, sale todas las mañanas para nadar algunos kilómetros mar a dentro.

Por supuesto que un alemán que se adentra -adentra- a las 8 de la mañana, 3 días seguidos en el mar frente a las abuelas italianas y los nietos pequeños no menos italianos, es, como se dice en alemán: un perro de todos los colores: todos lo conocen. Y cuando logro acompañarlo en este día, las nonas lo saludan y le dicen: “sei in ritardo!” Y si, les comento, me tuvo que esperar a mi. Casi me dan ganas de pedir disculpas ante el público de Mesié.

Con Mesié es fácil andar por ahí, todo le parece divertido, es curioso y al mismo tiempo se lleva a si mismo a todas partes. Casi siempre sabe quién es él, no importa donde esté. Es fácil de tratar. En principio.

Yo simplemente estoy pletórica.
Qué cosa es levantarse temprano, qué cosa es caminar por la playa un par de kilómetros.
Si, porque yo no soy la nadadora excepcional que es mi marido.
Yo le tengo un poco de distancia al mar.
Pero lo quiero con todo el corazón. O lo que sea este sentimiento de agradecimiento con la vida que me produce el verlo allí eterno, sin perder nada desde la última vez que nos vimos.
Es el Mediterráneo, no es el verde oscuro del Pacífico, pero es el mar. El MAR. Pienso. Pienso que aunque no sea mi medio natural, es una presencia compañera. E igual le tengo miedo. Pienso. Pienso que seguro me desbarranco cualquier día esquiando y sin embargo el miedo a la montaña lo controlo. Cómo me voy a ahogar si no le doy chance al mar.

Pienso.
Leer el resto de esta entrada »